Ciencias Planetarias

Extrañas ondas azules en la superficie de Marte son en realidad huellas del viento

Marcan la acción del viento sobre las dunas marcianas, generando enormes olas de arena de hasta 10 metros de altura

Extrañas ondas azules en la superficie de Marte son en realidad huellas del viento

Epi_rc_es

3
Se lee en minutos
Pablo Javier Piacente

Ondas de arena azul que parecen espolvorear el paisaje marciano son en realidad dorsales eólicas transversales (TAR), estructuras de tamaño intermedio que consisten en una arena formada por partículas muy gruesas. Según la NASA, los colores de estas estructuras sugieren procesos erosivos en curso y permiten apreciar la acción del viento sobre el planeta rojo. 

Una imagen obtenida por el Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA muestra un increíble paisaje de Marte, que nuevamente nos vuelve a sorprender: en este caso, unas misteriosas formas azuladas que parecen ondas son realmente la manifestación de un fenómeno eólico. Se trata de gigantescas dunas de arena, que conforman crestas más grandes por la acción del viento y se elevan hasta 10 metros por encima de su altura habitual. Se localizan cerca del centro del cráter Gamboa, en el hemisferio norte de Marte.

Según una publicación de la agencia espacial estadounidense, los diferentes colores que muestra la imagen marcan también la dinámica de los procesos eólicos marcianos. Al parecer, las estructuras que se mueven con mayor velocidad expulsan, al ser afectadas por el viento, las partículas de arena más oscuras. Como consecuencia de esto, su brillo aumenta y eso repercute en la tonalidad que muestran. 

Moldeadas por el viento

Las formaciones más grandes y brillantes, que pueden apreciarse en una configuración relativamente paralela, son las dorsales eólicas o TAR. La manera en la que se mueven activamente bajo la fuerza del viento y su tonalidad más brillante son características que pueden indicar cómo soplaba el viento cuando se formaron y permiten conocer más detalles de su estructura, que difiere notablemente con las dunas que se pueden apreciar en la Tierra.

De acuerdo a un estudio realizado sobre estas extrañas formaciones y publicado en la revista Icarus,  las diferencias en la distribución del tamaño de los granos de arena pueden explicar las variantes en las formas de estas “dunas” marcianas moldeadas por el viento, que los científicos también denominan “lechos eólicos” o “cordilleras eólicas”, dependiendo de la forma que presentan. En algunos casos, la indómita fuerza del viento genera crestas sinuosas y cúpulas individuales de arena.

Según los investigadores, Marte alberga una amplia variedad de formas de “lechos eólicos”, que reflejan el dominio del viento en los procesos superficiales ecuatoriales y de latitudes medias. También brindan pistas de gran importancia para comprender el transporte de sedimentos marcianos por toda la extensión del planeta, ligado a otros fenómenos que se observan en Marte y aún sorprenden a los científicos. 

Formas únicas

Aunque las formas del paisaje en la Tierra y Marte comparten muchas similitudes, algunas estructuras marcianas son relativamente poco comunes en nuestro planeta, generando ambigüedades en nuestra comprensión de su formación e inconsistencias en su descripción. Estas extrañas dunas ondulantes de gruesa arena son uno de esos ejemplos: aunque en la Tierra se observan fenómenos de este tipo en desiertos o áreas cercanas a los mares, la tipología marciana es única debido a la manera en la que el viento modifica las formas, las características de la arena y los efectos cromáticos creados. 

Noticias relacionadas

Al parecer, los investigadores aún tienen un largo camino por recorrer para comprender en profundidad el papel de estas estructuras en Marte. En principio, hay pocos datos disponibles sobre el viento marciano para entender a fondo las interacciones del mismo con la superficie y el paisaje. Además, nuestro entendimiento del transporte eólico en Marte y de la importancia del polvo en el desarrollo de las formas de estas “dunas” parece incompleto. Para lograr un conocimiento más detallado, los investigadores recomiendan la realización de observaciones eólicas específicas por parte de futuras misiones orbitales y de superficie.

Referencia

Ripples, megaripples, and TARs, Oh, My! Recommendations regarding Mars aeolian bedform terminology. Mackenzie Day and James R.Zimbelman. Icarus (2021). DOI:https://doi.org/10.1016/j.icarus.2021.114647