Longevidad

La especie humana puede alcanzar la inmortalidad objetiva

Las sondas Voyager vivirán en el espacio profundo más tiempo que nuestra humanidad

La especie humana puede alcanzar la inmortalidad objetiva
5
Se lee en minutos
Firma invitada/T21

Las sondas Voyager lanzadas en 1977 pueden existir billones de años. Llevan a bordo un mensaje que puede sobrevivir a la humanidad, dejando constancia de la posible inmortalidad objetiva de nuestra especie.James Edward Huchingson (*)

La Voyager 1 es el objeto hecho por el hombre más alejado de la Tierra. Después de barrer a Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, ahora está a casi 24 mil millones de kilómetros de la Tierra en el espacio interestelar.

Tanto la Voyager 1, como su gemela, la Voyager 2, llevan pequeños fragmentos de humanidad en forma de Discos Dorados.

Estos mensajes en una botella incluyen saludos hablados en 55 idiomas, sonidos e imágenes de la naturaleza, un álbum de grabaciones e imágenes de numerosas culturas, así como un mensaje escrito de bienvenida de Jimmy Carter, quien era presidente de Estados Unidos cuando ambas naves espaciales dejaron la Tierra en 1977.

Los Discos Dorados se construyeron para durar mil millones de años en el entorno del espacio, pero en un análisis reciente de los caminos y peligros que estos exploradores pueden enfrentar, los astrónomos calcularon que podrían existir durante billones de años sin acercarse remotamente a ninguna estrella.

Habiendo desarrollado mi carrera en el campo de la religión y la ciencia, he pensado mucho en cómo las ideas espirituales se cruzan con los logros tecnológicos. La increíble longevidad de la nave espacial Voyager presenta un punto de entrada excepcionalmente tangible para explorar ideas sobre la inmortalidad.

Para muchas personas, la inmortalidad es la existencia eterna de un alma o espíritu que sigue a la muerte. También puede significar la continuación del legado de uno en la memoria y los registros. Con su Disco de Oro, cada Voyager proporciona ese legado, pero solo si es descubierto y apreciado por una civilización alienígena en un futuro lejano.

Vida después de la muerte

Las creencias religiosas sobre la inmortalidad son numerosas y diversas. La mayoría de las religiones prevén una carrera post mortem para un alma o espíritu personal, y estas creencias van desde la residencia eterna entre las estrellas hasta la reencarnación.

La vida eterna ideal para muchos cristianos y musulmanes es permanecer para siempre en la presencia de Dios en el cielo o el paraíso.

Las enseñanzas del judaísmo sobre lo que sucede después de la muerte son menos claras. En la Biblia hebrea, los muertos son meras "sombras" en un lugar oscuro llamado Seol. Algunas autoridades rabínicas dan crédito a la resurrección de los justos e incluso al estado eterno de las almas.

La inmortalidad no se limita al individuo. Puede ser colectiva también. Para muchos judíos, el destino final de la nación de Israel o de su pueblo es de suma importancia. Muchos cristianos anticipan una futura resurrección general de todos los que han muerto y la venida del reino de Dios para los fieles.

Jimmy Carter, cuyo mensaje y autógrafo están inmortalizados en los Discos de Oro, es un creyente bautista sureño, progresista y un ejemplo viviente de la esperanza religiosa de la inmortalidad.

Ahora que lucha contra el cáncer cerebral y se acerca al estatus de centenario, ha pensado en morir. Después de su diagnóstico, Carter sentenció: "No me importa morir o vivir... Mi fe cristiana incluye una confianza total en la vida después de la muerte. Así que volveré a vivir después de la muerte".

Es plausible concluir que el potencial de que un extraterrestre sea testigo del Disco de Oro y se dé cuenta de la identidad de Carter miles de millones de años en el futuro, le ofrecería solo un consuelo adicional marginal.

El conocimiento de Carter sobre su destino final es una medida de su profunda fe en la inmortalidad de su alma. En este sentido, es probable que represente a personas de numerosas religiones.

Trayectoria en el cielo de la Voyager 1 desde su lanzamiento en la Tierra en 1977 hasta el año 2030, aunque proseguirá su recorrido cuando la Tierra haya desaparecido. / NASA/JPL.

Inmortalidad secular

Para las personas seculares o no religiosas, hay poco consuelo en apelar a la existencia continua de un alma o espíritu después de la muerte.

Carl Sagan, a quien se le ocurrió la idea de los Discos de Oro y dirigió su desarrollo, escribió sobre el más allá: "No conozco nada que sugiera que sea más que una simple ilusión".

Le entristecía más pensar en perderse experiencias importantes de la vida, como ver crecer a sus hijos, que esperar la aniquilación de su Yo consciente con la muerte de su cerebro.

Para aquellos como Sagan, hay otras opciones posibles para la inmortalidad. Incluyen congelar y preservar el cuerpo para una futura resurrección física, o grabar la propia consciencia y convertirla en una forma digital que duraría mucho más que el cerebro.

Ninguno de estos caminos potenciales hacia la inmortalidad física ha demostrado ser factible todavía.

Portada del Disco de Oro con sus instrucciones extraterrestres. / NASA/JPL

Las Voyagers y el legado

La mayoría de las personas, ya sean seculares o religiosas, quieren que las acciones que realizan en vida tengan un significado continuo en el futuro como su legado fructífero. La gente quiere ser recordada y apreciada, incluso querida. Sagan lo resumió muy bien: "Vivir en los corazones que dejamos atrás es vivir para siempre".

Dado que se estima que las Voyagers 1 y 2 existirán durante más de un billón de años, son tan inmortales como los artefactos humanos.

Incluso antes de la esperada desaparición del Sol, cuando se quede sin combustible en unos 5.000 millones de años, todas las especies vivas, montañas, mares y bosques habrán desaparecido hace mucho tiempo. Será como si nosotros y toda la belleza maravillosa y extravagante del planeta Tierra nunca hubiéramos existido, un pensamiento devastador para mí.

Pero en un futuro lejano, las dos naves espaciales Voyager seguirán flotando en el espacio, esperando que las descubra una civilización alienígena avanzada a la que estaban destinados los mensajes de los Discos Dorados. Solo esos registros probablemente permanecerán como testimonio y legado de la Tierra, una especie de inmortalidad objetiva.

Las personas religiosas y espirituales pueden encontrar consuelo en la creencia de que Dios o una vida después de la muerte les espera después de la muerte. Para los seculares, con la esperanza de que alguien o algo recuerde a la humanidad, cualquier extraterrestre despierto y agradecido tendrá que ser suficiente.

Noticias relacionadas

 

(*) James Edward Huchingson es Profesor Emérito y Profesor de Religión y Ciencia en la Universidad Internacional de Florida. Este artículo se publicó originalmente en The Conversation y se publica con autorización.