Nuevas evidencias de que la Tierra se vuelca de vez en cuando

Nuevas evidencias de que la Tierra se vuelca de vez en cuando
3
Se lee en minutos

Científicos del Instituto de Ciencias de la Vida y la Tierra (ELSI) del Instituto Tecnológico de Tokio descubrieron evidencias en Italia que confirman la inclinación de la corteza terrestre hace unos 84 millones de años: se habría movido exactamente 12 grados al sur. Según el nuevo estudio, la oscilación de la dura capa exterior de la Tierra ha ocurrido en un grado mucho mayor a lo largo del tiempo de lo pensado anteriormente.

De acuerdo a una nota de prensa, la piedra caliza en los Apeninos de Italia dejó microscópicos puntos y huellas que indican que la corteza terrestre se «bamboleó» durante el Cretácico. Sin embargo, el manto volvió a su posición original al moverse casi 25 grados. La investigación fue publicada recientemente en la revista Nature Communications.

Una capa externa en movimiento constante

Precisamente, la teoría conocida como «verdadero desplazamiento polar» sugiere que el manto exterior de la Tierra puede inclinarse de forma independiente porque rodea una capa de líquido fundido y un interior de metal sólido. Este fenómeno puede ocurrir en diferentes planetas o lunas, marcando que las ubicaciones geográficas de los polos norte y sur se modifiquen o «se desvíen».

Cuando un cuerpo no es totalmente rígido, como sucede en el caso de la Tierra, sufre distintas variaciones en su capa externa, en forma independiente a su eje de rotación. En ese momento, se producirá una desviación polar: el planeta o la luna oscilarán para producir una reorientación planetaria, modificando la orientación de sus polos magnéticos.

Los investigadores japoneses explicaron que toda la capa rocosa del planeta, el manto y la corteza de carácter sólido, están girando alrededor del núcleo externo líquido, produciendo así las desviaciones polares. Este fenómeno ha sucedido en diferentes ocasiones a lo largo de la historia geológica de la Tierra, mucho más de lo pensado hasta hoy: es lo que habría ocurrido hace unos 80 millones de años y ha quedado registrado en Italia.

Italia se mueve

Los investigadores analizaron datos paleomagnéticos, a través de los cuales se puede estudiar el campo magnético de la Tierra en el pasado. Se enfocaron en huellas descubiertas en la piedra caliza rosada Scaglia Rossa, ubicada en los Apeninos de Italia central y originada en el período Cretácico, hace alrededor de 145,5 a 65,5 millones de años.

Según los científicos, la piedra caliza analizada deja ver un cambio de latitud a través del cual la región de la actual Italia se movió brevemente hacia el Ecuador hace entre 86 y 80 millones de años, coincidiendo con la rotación observada a partir de los datos magnéticos. Incuso, el informe de los especialistas sugiere que la corteza terrestre se ha movido lentamente unos tres grados cada millón de años.

Tema relacionado: La Tierra habría basculado sobre su eje hace 800 millones de años.

¿Edad de Hielo?

Los expertos creen que se trata de las evidencias del último gran «verdadero desplazamiento polar» que sufrió la Tierra, indicando que el eje de giro del planeta no se ha mantenido tan estable como se pensaba. Es más: investigaciones anteriores sugieren que el desplazamiento polar puede haber provocado la última Edad de Hielo de la Tierra hace unos 3,2 millones de años, cuyos efectos aún seguirían en curso.

De acuerdo a un artículo publicado en Daily Mail, en los últimos 12 millones de años el desplazamiento de la Tierra en relación con su eje logró empujar a Groenlandia hacia el Polo Norte, en la magnitud suficiente para iniciar una era de hielo que actualmente continuaría. Datos de la firma magnética de la corteza oceánica y las firmas fósiles de las profundidades del Pacífico serían algunas de las evidencias de este proceso.

Referencia

Noticias relacionadas

A Late Cretaceous true polar wander oscillation. Ross N. Mitchell, Christopher J. Thissen, David A. D. Evans, Sarah P. Slotznick, Rodolfo Coccioni, Toshitsugu Yamazaki and Joseph L. Kirschvink. Nature Communications (2021).DOI:https://doi.org/10.1038/s41467-021-23803-8

Foto: imagen de alta resolución en la carretera cortada al oeste del lago Apiro Dam, en los Apeninos centrales de Italia. Esta localidad en particular cruza el límite de una importante inversión geomagnética, conocida como la transición Chron 33R / 33N, que data de hace cerca de 80 millones de años. Una fracción sorprendentemente alta de muestras orientadas de estas localidades produce excelentes registros del antiguo campo magnético en el momento en que se formaron. Crédito: Ross Mitchell.