Las moléculas que originan la vida están desperdigadas por toda la galaxia

Las moléculas que originan la vida están desperdigadas por toda la galaxia
3
Se lee en minutos

Según los investigadores de la Universidad de Leeds, en Reino Unido, el análisis del material existente alrededor de las estrellas jóvenes ha revelado «depósitos importantes» de grandes moléculas orgánicas necesarias para formar la base de la vida. De esta forma, la química primordial que se requiere para el desarrollo de la vida estaría disponible en todos los rincones de la galaxia.

De acuerdo a una nota de prensa, las grandes moléculas orgánicas se identificaron en discos protoplanetarios que circundan estrellas recién formadas. Un disco similar alguna vez habría rodeado al joven Sol, formando los planetas que ahora son parte de nuestro Sistema Solar. El nuevo estudio ha sido aprobado para su publicación en Astrophysical Journal Supplement Series, aunque ya está disponible en arXiv.

Los científicos creen que la presencia de estas moléculas es especialmente significativa, porque funcionan como «puentes» entre las moléculas más simples basadas en carbono, como por ejemplo el monóxido de carbono, que puede encontrarse en grandes proporciones en el espacio, y las moléculas más complejas que son imprescindibles para originar y preservar la vida.

Donde nacen los planetas

Las moléculas precursoras de la vida fueron descubiertas en los lugares de nacimiento de los planetas: los discos protoplanetarios. Las observaciones realizadas con el telescopio ALMA, ubicado en Chile, permitieron detectar señales muy débiles de las moléculas en las regiones más frías del espacio exterior. Los investigadores identificaron «huellas» únicas en la luz emitida por el material que rodea a las estrellas jóvenes.

Para los especialistas, las moléculas descubiertas son los «ingredientes crudos» que hacen posible la construcción de las moléculas esenciales de la química biológica en la Tierra, desarrollando azúcares, aminoácidos y los componentes principales del ácido ribonucleico (ARN), si se dan las condiciones adecuadas.

Los expertos descubrieron tres moléculas: cianoacetileno (HC3N), acetonitrilo (CH3CN) y ciclopropenilideno (c-C3H2), en cinco discos protoplanetarios, conocidos como IM Lup, GM Aur, AS 209, HD 163296 y MWC 480. Los discos se encuentran a una distancia entre 300 y 500 años luz de la Tierra, presentando evidencia de formación planetaria en curso.

Tema relacionado: Los elementos básicos de la vida existían antes que las estrellas.

En todos los discos protoplanetarios

Se sabe que los discos protoplanetarios «alimentan» a los planetas durante su formación. Por ejemplo, la Tierra joven fue «sembrada» con material a través de los impactos de asteroides y cometas que se habían conformado en el disco protoplanetario alrededor del Sol. Sin embargo, los científicos no habían podido confirmar hasta el momento si estos depósitos de moléculas orgánicas complejas estaban presentes en muchos otros discos protoplanetarios.

Los análisis muestran que las moléculas están ubicadas principalmente en las regiones internas de los discos protoplanetarios, con una abundancia entre 10 y 100 veces más alta de la indicada en los modelos astronómicos vigentes. El empleo de la tecnología aportada por ALMA permitió alcanzar este nivel de profundidad y precisión en las observaciones.

De esta forma, los ingredientes necesarios para el desarrollo de la vida en nuestro planeta también se encuentran alrededor de otras estrellas. Incluso, los investigadores concluyeron que es posible que las moléculas que se necesitan para desarrollar la vida en los planetas se encuentren disponibles en todos los entornos de formación planetaria que existen en el universo.

Referencia

Molecules with ALMA at Planet-forming Scales (MAPS) IX:Distribution and properties of the large organic molecules HC3N, CH3CN, and c-C3H2. John Ilee et al. Astrophysical Journal Supplement Series, preview in arXiv. (2021)

Foto de portada: recreación artística del gas y el polvo en el disco protoplanetario que rodea a la joven estrella. El recuadro muestra el gas molecular objetivo de las observaciones, formado por una «sopa» de moléculas simples y complejas en las proximidades de planetas en formación. Crédito: M. Weiss / Centro de Astrofísica / Harvard & Smithsonian.

Noticias relacionadas

Video y podcast: editados por Pablo Javier Piacente en base a elementos y fuentes libres de derechos de autor. Crédito imágenes video: M. Weiss / Centro de Astrofísica / Harvard & Smithsonian / Dr. J.D.Ilee / Universidad de Leeds / Terry Vlisidis, Raphaël Biscaldi, Jeremy Thomas y Shot by Cerqueira en Unsplash.

Música video y podcast: NoCopyrightxVlogMusic en Pixabay.