Un pincel láser inaugura una nueva forma de arte

Un pincel láser inaugura una nueva forma de arte
Se lee en minutos

Un grupo de investigadores de la Universidad ITMO en San Petesburgo, Rusia, ha desarrollado un pincel láser capaz de crear obras de arte que imitan las características de pinturas y pinceles clásicos. Además de generar trazos de colores sobre metal de forma similar a las pinturas tradicionales, permite al mismo tiempo modificar o eliminar tonalidades como si se tratara de un programa informático de edición visual.

Basado en investigaciones previas sobre el uso de láseres para crear color en titanio y acero inoxidable, el nuevo enfoque podría tener amplias aplicaciones en el diseño industrial. De acuerdo a una nota de prensa, la innovación también podría sentar las bases para una nueva forma de arte.

Algunos desarrollos científicos y tecnológicos parecen estar fusionando a la ciencia con el arte, o por lo menos acercando un poco más a estos universos aparentemente tan disímiles, como sucedía siglos atrás. Pensemos, por ejemplo, en la figura de Leonarda Da Vinci en el Renacimiento italiano, que fue botánico, arquitecto, ingeniero, pintor y escritor, entre otras disciplinas creativas y científicas.

En este caso, los investigadores rusos desarrollaron una forma de utilizar un láser para crear color localizado en un lienzo metálico, empleando una técnica que enciende el metal hasta el punto en que se evapora. El nuevo pincel láser requiere calentar la superficie de metal a temperaturas mucho más elevadas que las empleadas en enfoques desarrollados anteriormente.

Tema relacionado: Un dispositivo que imita al cerebro determina la autoría de las obras de arte.

Efectos ópticos y pinturas reversibles

Una vez que el metal se enfría, es posible observar una delgada capa de oxido metálico. La luz que se emite a partir de la superficie de metal colisiona con los reflejos producidos por la capa de óxido, generando diversos colores y tonalidades en una gama que depende particularmente del grosor de la película superior de óxido metálico.

Según los explican los autores del estudio, publicado en la revista Optica, el avance de la nueva técnica se sustenta en el incremento del rango de calentamiento del láser. Dicho aumento ha sido suficiente para crear el proceso de evaporación y genera que los trazos de color sean reversibles, intercambiables y se puedan eliminar. En definitiva, el enfoque permite que el pincel láser sea una herramienta mucho más eficiente.

De acuerdo a las pruebas realizadas, la velocidad de marcado del nuevo instrumento es como mínimo 10 veces más rápida con respecto a experiencias previas similares. Los investigadores rusos utilizaron un sistema específico de fibra equipado con un escáner, que hace posible crear trazos que combinan el relieve de la superficie con efectos ópticos. Esta integración permite producir nueve colores básicos.

Eliminar colores

Gracias a las características indicadas y los materiales empleados, al pasar el pincel láser en una segunda ocasión por la misma superficie y a una velocidad de escaneo más rápida, se puede borrar o cambiar el color de un área en la que se esté interviniendo. Los especialistas lograron demostrar que los colores se pueden borrar y reescribir varias veces, sin afectar la tonalidad resultante.

Los creadores de la técnica piensan que el pincel láser atraerá la atención de los artistas modernos y conducirá a la creación de un tipo de arte completamente nuevo. Al mismo tiempo, imaginan amplias aplicaciones en el diseño de todo tipo de productos, por ejemplo para darle una nueva imagen a materiales nanoestructurados e híbridos, generando además atrayentes efectos ópticos.

Referencia

Laser paintbrush as a new tool of modern art. V. P. Veiko, Y. Andreeva, L. Van Cuong, D. Lutoshina, D. Polyakov, D. Sinev, V. Mikhailovskii, Y. R. Kolobov, G. Odintsova. Optica (2021).DOI:https://doi.org/10.1364/OPTICA.420074

Noticias relacionadas

Foto de portada:

Obra de arte en miniatura desarrollada con láser en titanio, inspirada en creaciones de la ilustradora Sandra Dieckmann. Crédito: Yaroslava Andreeva.