Un mega satélite orbitando al planeta Ceres podría ser el nuevo hábitat de la humanidad

Un mega satélite orbitando al planeta Ceres podría ser el nuevo hábitat de la humanidad
Se lee en minutos

Una gigantesca estructura en forma de plato, que funcionaría como un satélite artificial del planeta Ceres, podría ser el destino de la humanidad en un futuro no tan lejano. Así lo establece una nueva teoría del físico Pekka Janhunen, del Instituto Meteorológico de Finlandia, que resalta las condiciones ideales del planeta enano para un emprendimiento de esta magnitud.

Ceres es el objeto astronómico más voluminoso del llamado cinturón de asteroides, un área del Sistema Solar posicionada entre las órbitas de Marte y Júpiter. Con un diámetro de aproximadamente 945 kilómetros, solamente puede ser observado a simple vista desde nuestro planeta en condiciones excepcionales.

Fue descubierto el 1 de enero de 1801, pero 220 años después ha vuelto a ser noticia: ahora, una teoría tan estimulante como arriesgada indica que podría ser el lugar indicado para la humanidad en un futuro, cuando las condiciones de nuestro planeta y el intenso deterioro ambiental lo tornen imposible de habitar.

Un nuevo hogar

Según un artículo de Phys.org,  Janhunen sostiene que Ceres podría albergar una súper estructura construida por el hombre. Dicha edificación funcionaría a modo de satélite artificial, orbitando al planeta enano y albergando a su vez a una población humana que, en un primer momento, sería de 50 mil personas.

Mientras la mayoría de los esfuerzos se orientan a colonizar la Luna o Marte, o incluso a montar enormes estructuras habitables en medio del espacio, Janhunen ha pensado en Ceres como la solución para la humanidad. Además de físico, Janhunen es también astrobiólogo e inventor. Alcanzó su doctorado a partir de una tesis sobre simulaciones de física de plasma espacial en 1994.

Es conocido por sus innovadoras soluciones y teorías, como las velas de viento solar eléctrico, los globos de vapor como plataformas de lanzamiento de cohetes, una técnica de iluminación natural para asentamientos espaciales giratorios y una compleja teoría sobre el origen de la vida multicelular.

Una mega estructura sostenible

En la nueva investigación, publicada en arXiv, Janhunen sostiene que Ceres dispone de la cantidad necesaria de nitrógeno, agua y dióxido de carbono que se requieren para sustentar la construcción del mega satélite artificial, que rodearía al planeta a modo de un enorme plato o disco giratorio.

La teoría también incluye el uso de un ascensor espacial de unos  mil kilómetros de largo, destinado a transportar material desde la superficie de Ceres al satélite artificial, para su construcción en la etapa inicial y para su reabastecimiento una vez que entre en funcionamiento. Según el físico finlandés, la estructura podría ser el nuevo hogar de miles de personas.

El científico cree que la gravedad en la nueva estructura podría ser simulada haciendo girar al satélite artificial a la velocidad indicada. Por otro lado, piensa que gran parte de la construcción del mega satélite podría concretarse empleando materiales obtenidos en el mismo planeta enano. De esta manera, la edificación sería sustentable y no insumiría una gran cantidad de recursos provenientes de la Tierra.

Con alrededor de 1,6 kilómetros de largo y miles de estructuras cilíndricas interconectadas, la súper estructura contemplaría espacios específicos para la agricultura y la recreación. Además, un par de espejos gigantes permitirían aprovechar la energía del sol sobre los dos lados del satélite artificial.

¿Será esta nueva estructura la solución para una humanidad que, en las próximas décadas, comenzará a ver como más palpable la necesidad de abandonar un planeta aquejado por múltiples problemáticas ambientales?

Referencia

Terraforming the dwarf planet: Interconnected and growable Ceres megasatellite world. Pekka Janhunen. arXiv (2021).

Te puede interesar

Foto:

Fotografía de Ceres en color natural tomada por la sonda espacial Dawn en mayo de 2015. Imagen: Wikimedia Commons.