SOSTENIBILIDAD

El civismo es la principal motivación de los catalanes para reciclar

Catalunya es una de las comunidades más comprometidas con el reciclaje, con 15 kg. depositados por habitante en el contenedor amarillo y 19,6 kg. en el azul

Se lee en minutos

El civismo (93%) y el sentimiento de orgullo por reciclar bien (66,1%) constituyen las principales motivaciones de los catalanes para separar adecuadamente sus residuos y, por tanto, para incrementar el espacio destinado al reciclaje dentro de sus hogares. Por otro lado, el principal freno de los ciudadanos que declaran no reciclar es la falta de espacio en el hogar (19,4%). Estas son las principales conclusiones que se derivan del Estudio de Hábitos de Reciclaje de los Españoles, elaborado por el Instituto Apolda para Ecoembes.  

Según el informe, los catalanes aseguran contar con una media de 3,4 cubos, lo que sitúa a Catalunya como una de las comunidades autónomas más concienciada con la separación de residuos, ya que su media de cubos por hogar solo es superada por Euskadi (3,7). En contraposición, Extremadura (2,5), Galicia (2,6) y Andalucía (2,7) son las regiones con la disposición de cubos más baja del país.

En el informe se detectan diferencias en función del área de residencia y el número de integrantes. De este modo, los espacios destinados al reciclaje tienden a incrementarse en los municipios de entre 10.000 y 100.000 habitantes, cuyos encuestados aseguran contar 3,6 de media. En cuanto al tamaño de los hogares, aquellos con dos, tres y cuatro residentes son los que mayor número de cubos destinan a la separación de residuos.

MAYOR CONCIENCIACIÓN

Son las madres quienes en un 35,7% de las ocasiones deciden instalar en sus hogares espacios destinados a la separación de los residuos, frente a un 13,3% de los padres. No obstante, los datos reflejan que en casi una tercera parte del total de hogares encuestados (31,6%) se trata de una decisión conjunta que muestra el compromiso de toda la familia.

En cuanto a la edad de los recicladores, los adultos de entre 35 y 54 años son los más comprometidos con la separación de los residuos, ya que el 78,1% de este colectivo declara tener más de un espacio para esta labor, y uno de ellos está destinado al contenedor amarillo. Esta afirmación es compartida por el 73,5% de los jóvenes de 16 a 34 años, cifra muy similar a la de los catalanes de más de 55 años (73,2%).

El estudio concluye que los ciudadanos identifican cada vez mejor a qué contenedor va cada tipo de residuo. Así, el 73,4% afirma asociar y tirar siempre en el contenedor amarillo las botellas, botes o garrafas de plástico, y el 63,3% en el caso de los briks. Asimismo, las latas de bebidas (56,4%) y de conservas (50,3%) son otros de los envases que más se relacionan y depositan en el contenedor amarillo. Por su parte, los aerosoles (31,3%) y las tapas metálicas de los frascos (23,1%) son los residuos que menos se asocian con el contenedor amarillo y, por tanto, los que menos se reciclan. Aun así, en Ecoembes se continúa trabajando para mejorar los porcentajes de todos los materiales desde la educación y la innovación.

CIFRAS

Te puede interesar

Catalunya es una de las comunidades más comprometidas con el reciclaje de envases en España con 15 kilos depositados por habitante en el contenedor amarillo (envases de plástico, latas y briks) y 19,6 kilos en el azul (envases de papel y cartón) en el 2015. En total se reciclaron 235.369 toneladas, el 3,4% más que el año anterior. 

En este sentido, Nieves Rey, directora de Comunicación Corporativa y Márketing de Ecoembes, ha señalado que 'las cifras de este estudio reflejan el elevado nivel de concienciación que tienen los ciudadanos de Catalunya con el cuidado del medio ambiente a través del reciclaje. Sin duda, debemos continuar trabajando para mejorar estos datos y por ello, desde Ecoembes, vamos a seguir aportando soluciones basadas en la innovación y en la colaboración en aras de alcanzar una verdadera sociedad implicada y responsable'.