Robótica

Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales

Desarrollados por una empresa española, han sido probados con éxito en un centro hospitalario de París

Los robots que atienden a pacientes y visitantes inician su andadura en hospitales.

Los robots que atienden a pacientes y visitantes inician su andadura en hospitales. / National Robotarium

Redacción T21

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.

Investigadores de varias universidades de Europa y Oriente Medio han probado ocho robots desarrollados por la empresa PAL Robotics Spain y descubrieron que eran capaces de realizar tareas rutinarias en el entorno sanitario, como saludar a los pacientes, dar indicaciones y responder preguntas.

Durante las pruebas iniciales en la Assistance Publique Hopitaux de Paris, Francia, los robots SPRING (Robots de asistencia social en atención sanitaria gerontológica) también demostraron comprender las conversaciones grupales y las necesidades de los pacientes.

Los robots están diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, al tiempo que reducen la carga que soporta el personal de enfermería en entornos concurridos.

Los ensayos de París han proporcionado información clave sobre cómo esta tecnología emergente puede mejorar la prestación de atención y la seguridad y, al mismo tiempo, promover innovaciones en áreas como la visión por computadora, el procesamiento de audio y la interacción entre humanos y robots, que tienen potencial para futuras aplicaciones globales, destacan sus desarrolladores.

Mejora hospitalaria

Los investigadores esperan que los robots, que también ayudan con tareas rutinarias, puedan liberar tiempo para el personal del hospital y aliviar la ansiedad de los pacientes.

Al realizar tareas simples pero repetitivas, los robots también redujeron el posible contacto físico entre médicos y pacientes como parte del ensayo.

Por este motivo, los primeros comentarios sugieren que el uso de robots de asistencia social puede reducir el riesgo de infección y, al mismo tiempo, aumentar la productividad de enfermeras y médicos.

La prueba de París fue realizada por personal del Robotarium Nacional con sede en Edimburgo, cuyo profesor de IA, Oliver Lemon, dijo en un comunicado que avances tan rápidos en la tecnología "abren un mundo de posibilidades para su impacto positivo".

"Una de las contribuciones más importantes de la robótica y la IA es su capacidad para conservar recursos y aliviar la carga de trabajo humana", añadió Lemon.

"La perspectiva de que los robots colaboren perfectamente con el personal del hospital para mejorar la experiencia del paciente está ahora más cerca de la realidad", concluye.

Más cerca de la realidad

La ansiedad y la incertidumbre a menudo pueden preceder a una visita al hospital y se entiende que este comportamiento puede ser más pronunciado en los pacientes de edad avanzada, ya que hasta el 20% de los adultos mayores padecen la enfermedad.

Se espera que la disponibilidad de robots útiles y socialmente inteligentes que puedan conversar y responder preguntas de detección iniciales y al mismo tiempo aliviar al ocupado personal del hospital, pueda resultar extremadamente beneficiosa en entornos clínicos.

La perspectiva de que los robots colaboren perfectamente con el personal del hospital para mejorar la experiencia del paciente está ahora más cerca de la realidad.

Pilares tecnológicos

La empresa española que desarrolló estos robots, PAL Robitics, fue creada en Barcelona en 2004 y desarrolla plataformas robóticas a medida y modulares que se ajustan a las necesidades de una gran variedad de sectores. Además de en el proyecto SPRING, participa también en OpenDR, otro proyecto financiado por la Unión Europea, que desarrolla herramientas de software de código abierto para optimizar las capacidades de la robótica en diversos sectores, incluidos la atención médica, la educación y la automatización industrial.

La viabilidad de implementar el proyecto SPRING ha sido posible gracias a académicos del National Robotarium, que han logrado importantes avances en el desarrollo de grandes modelos de lenguaje (LLM) que permiten a los robots ser capaces de mantener conversaciones naturales y fluidas con grupos de personas.