Estreno de la 13ª temporada

'Crimen en el paraíso', un clásico británico que bebe del misterio de Agatha Christie

El canal Cosmo estrena este domingo la 13ª temporada de la serie que investiga asesinatos en una isla caribeña

'Matar es fácil', la primera serie de Agatha Christie con un protagonista negro

'Mademoiselle Holmes', el último fenómeno del 'cozy mystery' en Francia

Agatha Christie inmortal: guía para ver las mejores series basadas en sus novelas

Ralf Little y Shantol Jackson, en 'Crimen en el paraíso'

Ralf Little y Shantol Jackson, en 'Crimen en el paraíso' / COSMO

Marisa de Dios

Marisa de Dios

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

'Crimen en el paraíso', la serie de la cadena británica BBC que recoge el espíritu de las novelas de Agatha Christie, se ha convertido en uno de los clásicos del verano en España gracias al canal Cosmo. La ficción, ambientada en la paradisiaca isla de Saint Marie, propone en cada capítulo la investigación de un asesinato, cuyo culpable se acaba revelando en una reunión a la que acuden todos los sospechosos, una técnica típica de Hercules Poirot o de Miss Marple. Es lo que ocurrirá también en el estreno de la 13ª tercera temporada de la serie este domingo 7 de julio (22.30 horas) que, además, marca un número redondo, ya que se convierte en el episodio número 100 de esta veterana producción de intriga policial.

En este capítulo no hay cadáver, pero sí una víctima herida de bala muy conocida por la audiencia, ya que se trata de uno de los personajes fijos de esta serie de 'light crime': el comisario Selwyn Patterson (Don Warrington). La fiesta de celebración de sus 50 años al servicio de la ley acabará con el jefe de los policías de la isla caribeña en el hospital, después de recibir un disparo.

El inspector Neville Parker (Ralf Little) y la sargento Naomi Thomas (Shantol Jackson) tomarán las riendas de la investigación, ayudados por la agente Darlene Curtis (Ginny Holder) y el oficial aprendiz Marlon Pryce (Tahj Miles). Será el primer caso de una temporada en la que el siempre eficiente equipo se enfrentará también a un asesinato durante una partida de bingo en una residencia de mayores, a la muerte de un chef envenenado en la inauguración de un hotel, a un crimen relacionado con el mundo de las criptomonedas y al apuñalamiento de un turista.

La 13ª entrega será además la última protagonizada por el inspector Parker, todavía afectado por el duro golpe amoroso de la temporada pasada. El regreso a la isla de una cara familiar le animará a cambiar de rumbo y a dejar el testigo a un nuevo detective, que estará interpretado por Don Gilet ('Eastenders'), el primer actor negro que protagonizará la serie, que se ha distinguido siempre por la diversidad de su elenco. No es para menos, ya que se rueda en la isla de Guadalupe de las Antillas Francesas, con una gran multiculturalidad.

Primer protagonista negro

El nuevo fichaje debutará en el próximo especial de Navidad de esta serie que, en el 2023, ha sido la segunda más vista del Reino Unido, con 8,3 millones de telespectadores. Estos datos le han servido para asegurar una 14ª temporada y un segundo 'spin off' que se ambientará en Australia y estará protagonizado por una mujer, 'Return to Paradise'.

Don Warrington, en 'Crimen en el paraíso'

Don Warrington, en 'Crimen en el paraíso' / COSMO

La primera serie derivada de 'Crimen en el paraíso' fue 'Beyond Paradise', cuyas dos temporadas están disponibles en Cosmo On. La ficción está liderada por uno de los detectives que pasó por la franquicia original, el despistado Humphrey Goodman (Kris Marshall), ya que la ficción ha ido variando a su protagonista a lo largo de sus 13 temporadas.

Relevo de detectives

Así, además de Little y Goodman, los policías británicos que han capitaneado a los investigadores de Saint Marie han sido el reurótico Richard Poole (Ben Miller) y Jack Mooney (Arda O'Hanlon). Todos ellos han resuelto más de 100 crímenes de víctimas que han muerto tras ser tiroteadas, estranguladas, envenenadas, apaleadas, electrocutadas, ahogadas o apuñaladas. Hubo hasta un 'shock' anafiláctico con un fatal desenlace.

Eso sí, la serie nunca ha sido truculenta, sino que ha potenciado el humor, sobre todo a través del contraste entre los métodos 'british' de los protagonistas y las costumbres más relajadas de los isleños.