Una soltera planta a su cita de 'First Dates' al saber sus planes de futuro: "Amigo, hasta luego"

La razón de peso que hizo a un soltero de 'First dates' abandonar una relación: "Seco me dejó"

Valentina, soltera de 'First Day', durante su cita.

Valentina, soltera de 'First Day', durante su cita.

Anastasia Sánchez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

'First Dates' suele dejarnos momentos de lo más peculiares y extraños, al menos en ciertas ocasiones. Aunque el objetivo del programa es que los participantes encuentren el amor, no siempre se cumple.

El programa está presentado por Carlos Sobera. Se estrenó en 2016 y ha sido tal su éxito que ha sido proclamado como un programa de referencia de CuatroLos espectadores pueden disfrutarlo de lunes a viernes a las 21.05 horas (hora peninsular española).

'First Dates' junta a parejas en una cita a ciegas. Estos participantes mantendrán una conversación durante una cena en la que se conocerán y verán si realmente son compatibles o no. Al final del encuentro, decidirán si han tenido gustos afines y quieren seguir conociéndose, o si, por lo contrario, prefieren no saber nada el uno del otro.

"Lección de vida"

El programa ha juntado a Valentina, una colombiana de 23 años que llegaba presumiendo de una personalidad muy marcada, y a Pablo, un madrileño de 21 años que lucha contra las injusticias. Valentina, al inicio del programa, contaba que su anterior pareja se había suicidado, una experiencia que tomaba como una "lección de vida".

Una de las pasiones que tenían en común eran los tatuajes. Pero el estilo que llevaba tatuado Pablo en la piel no era del agrado de Valentina. ''Ver a una persona con una serpiente es como...¿qué es eso?'', sentenciaba. 

En un momento específico de la cena, Valentina quiso conocer cuáles son los planes del joven para el futuro, a lo que este revelaba que se estaba preparando las oposiciones para ser policía. Una revelación que enfurecía a su cita. ''Amigo, hasta luego'', declaraba. 

"Mejor no digo nada"

Y es que, a pesar de que el joven revelaba que le gustaba esta profesión para intentar cambiar el mundo, la soltera no acababa de entenderlo. ''Qué gracioso. Mejor no digo nada, no me gusta la policía'', aseguraba.

A la hora de la decisión final, ambos sabían que no tenían ningún futuro como pareja.