Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: Rutina de penes y vaginas, olvidable monotonía

‘Naked Attraction España'

‘Naked Attraction España' / MAX

Ferran Monegal

Ferran Monegal

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

En la renombrada plataforma MAX (antes HBO) acaban de lanzar un programa de citas. Son criaturas que buscan el amor, o el silvestre ligue, con la particularidad de que van desnudas. Se llama ‘Naked Attraction España’, y lo presenta Marta Flich, que es la única que va vestida.

La mecánica es sencilla. Aparece una muchacha, le ponen delante a seis pollastres en pelotas, y ella tiene que elegir a uno. Y luego al reves, sale un joven y elige a una de entre seis muchachas desnudas. Aunque pueda parecer lo contrario, les ha salido un trabajo frío. No hay sensualidad. Hay exposición mecánica. Monotonía. Cuando levantan la cortina de los jóvenes desnudos, la detienen primero a la altura de la cintura. No se ven los rostros. No hay caras. Solo una colección de penes. Parece una sesión de anatomía forense dedicada a falos y testículos. Con las señoras desnudas pasa lo mismo. Detenida la cortinilla a la altura de su ombligo solo se ve un repertorio de vaginas. Al final, eso sí, aparece todo el personal en bolas, pero en una formación más propia de una rutina que de unas poses sugestivas.

Marta Flich intenta imprimir un poco de chispa preguntando a la chica cómo le gustan los penes, si grandes e imponentes o más manejables y pequeñitos. Y al chico le dice si le gustan los clítoris con piercing, o los pubis rasurados, y cositas así. Francamente, no le encuentro a este programa ni siquiera el beneficio del escándalo. Pero ha salido en tromba la entidad ultracatólica IPSE exigiendo que lo retiren enseguida. Lo consideran degenerado y pornográfico. A mí me parece que se equivocan mucho. La única crítica que se le puede hacer a este ejercicio nudista es lo torpe que les ha salido. Entendiendo por torpe la nula capacidad de generar ni un solo minuto de atracción artística.

En noviembre de 2004, en un programa sobre sexo que hacía Lorena Berdún en TVE1 (‘Dos rombos’) invitaron a la escritora, Premio Planeta, y concursante de realitys, Lucia Etxebarria. Le pasaron vídeos de películas en donde los actores protagonistas salen en pelota picada. Pero les taparon el rostro y ella tenía que identificarlos. No falló ni uno. Y mientras recibía una gran salva de aplausos, Lucía advirtió: «Olvido las caras, pero nunca olvido una polla». Estos penes y vaginas que ahora enseñan en ‘Naked Attraction España’, pasarán al olvido enseguida.

Suscríbete para seguir leyendo