Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: El Pablo Motos de ‘Polònia’ solo ve tetas

Pablo Motos, parodiado en ‘Polònia’, TV-3.

Pablo Motos, parodiado en ‘Polònia’, TV-3.

2
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

Yo creo que Pablo Motos ha conseguido lo que quería. Deseaba protagonizar una gran polémica de contenido socio-político. Y lo ha logrado de manera superlativa. Hasta en ‘Polònia’ (TV-3) le han dedicado un musical satírico.

Recapitulemos lo sucedido. Llevamos una semana con ese asunto de si Pablo Motos se comporta como un detestable machista en sus entrevistas. Todo el mundo ha recordado momentos ‘ejemplares’ sobre la forma de ejecutar su oficio de entrevistador. El digital Huffington Post, por ejemplo, asegura que en una entrevista a Mónica Naranjo, Motos le dijo: «Si tuviera un culo como el tuyo, haría el programa de espaldas», y nuestra compañera Inés Álvarez señalaba el pasado martes aquí, en EL PERIÓDICO, lo que ha declarado la cantante Virginia Maestro, ganadora de la sexta edición de ‘O.T.’: «Motos conmigo fue machista, violento y cutre». Pero vayamos a la pregunta: después de 17 años en antena, ¿a qué se debe que esta semana se haya producido tan colosal recolección de ‘machismos made in Motos’?

Noticias relacionadas

Parece ser que todo ha surgido a raíz de un vídeo del Ministerio de Igualdad en contra de la violencia machista y en el que sale un personaje que se parece mucho a Pablo Motos, sí. Parece ser que todo viene de ahí. Pero yo tengo mis dudas. Creo que este video del Ministerio habría pasado muy inadvertido si no hubiera sido por el colosal impulso que el propio Pablo Motos le dio cuando salió el otro día en su programa ‘El hormiguero’ y dijo: «El Ministerio de Igualdad se ha gastado más de un millón de euros de dinero público en hacer una campaña de televisión para llamarme machista». ¡Ahh! Este si ha sido un momento televisivo visto por millones y millones de personas, y no el vídeo del ministerio. O sea, que ha sido el propio Motos quien ha querido darle gran vuelo mediático al asunto. Hombre, hay que entender a esta estrella televisiva: ha alcanzado gloria, fama y fortuna entreteniendo al público con unas hormiguitas, pero ahora quiere subir de categoría y aspira a posturas políticas. Que el ministerio de la señora Irene Montero se meta con él, seguramente lo considera un triunfo.

En la parodia de 'Polònia' (TV-3) le sacan con Santiago Abascal, Ortega Smith y Bertín Osborne cantando. "No soy machista ni feminista, no veo etiquetas, ¡solo tus tetas!". Es una sátira, pero no creo que le haya incomodado. Busca, precisamente, este tipo de protagonismo.