Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: El lado abyecto y canalla de Picasso o Woody Allen

Se prepara el año Picasso (‘La Roca’).

Se prepara el año Picasso (‘La Roca’).

2
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

Se está preparando a toda máquina el año Picasso, coincidiendo con los 50 años de su muerte. En el programa de entretenimiento e ‘infoshow’ ‘La Roca’ (La Sexta) se han detenido un momento a plantear si la vida de un artista se puede separar de su obra. O sea, si nos podemos extasiar, admirar o conmover, ante un cuadro, una novela, una película, sabiendo que su autor es un canalla maltratador, un pederasta, un criminal, o un abusador. ¡Ahh! Este es un viejo tema, muy debatido, y nunca resuelto.

Noticias relacionadas

En ‘La Roca’ recordaron, por encima, cómo maltrataba Picasso a sus cónyuges, amantes o parejas. Bajo un rótulo que decía ‘El lado obscuro de Picasso’ nos hablaron de cómo ‘torturó’ a la bailarina Olga Khokhlova, a Dora Maar, a Jacqueline Roque... Hombre, podían haber leído algunos párrafos del interesante y demoledor libro de Arianna Stassinopoulos (‘Picasso creador y destructor’) o el de Sophie Chauveau (‘La mirada del minotauro’) en donde se detallan los abusos que infligió a siete de sus amantes (dos de ellas acabaron suicidándose) y el testimonio de Françoise Gilot, la única que sobrevivió porque pudo huir a tiempo. Pero el debate televisivo posterior fue corto. Con diversidad de opiniones. Más claro parece que lo tenían aquell@s jóvenes estudiantes de arte que a primeros de junio se manifestaron en el Museo Picasso de Barcelona (yo lo seguí a través del ‘La hora de La 1’, TVE) con camisetas que señalaban al artista como ‘Barba azul’ y ‘Maltratador’.

El otro día, Ricard Ustrell (‘El col.lapse’, TV-3) nos pasó una entrevista que le hizo a Woody Allen recientemente en Nueva York. Le preguntó acerca de las denuncias que le acusan de abusos sexuales, pederastia incluida. Woody Allen no se inmutó. Solo habló de lo muy feliz que es en esta vida. Y de la enorme suerte que tiene. Pero luego, en el plató, estaba Bob Pop y reflexionó sobre el tema. Sacó a la palestra la palabra ‘cancelación’. Es un nuevo concepto que defiende que todo artista maltratador o acosador tiene que ser ‘cancelado’ en los medios. Y se quejó Bob de que se ‘cancela’ poco. ¡Ahh! Hay quien dice que siguiendo este criterio nos podríamos quedar sin cuadros en los museos, sin libros en las bibliotecas y sin películas en las filmotecas. Los que quieran profundizar sobre este diabólico tema les aconsejo el ensayo de Gisèle Sapiro ‘¿Puede separarse la obra del autor?’. Arroja luz en esa zona oscura de tantos artistas brillantes y famosos.