La crítica de Monegal: Cuando Carrillo invitaba a Raffaella a la huelga general

Carrillo y Raffaella (’Lazos de sangre’), la 1.

Carrillo y Raffaella (’Lazos de sangre’), la 1.

2
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

Sin ser ninguna fecha señalada en la vida, nacimiento o muerte de Raffaella Carrá, el miércoles TVE-1 le dedicó un ‘Lazos de sangre’. Bueno, no es reprochable.

El recuerdo de Raffaella es imborrable. Colocada sobre un plató de tele, era una artista total. Nos ha dejado una huella simpática, alegre, enormemente atractiva y dinámica. Dominaba las cámaras con solo mirarlas. Se metía en nuestras casas y nos transmitía buen rollo y su entusiasmo.

Ahora que ya no está, es difícil encontrar en el actual panorama audiovisual a nadie con su gancho. De este ‘Lazos de sangre’ lo más interesante ha sido cuando han echado mano del archivo y nos han ido colocando pequeñas muestras de su dilatado y versátil paso por TVE. Todo lo demás, el cotilleo, las opiniones, el ‘pour parler’ de unos cuantos invitad@s metid@s allí para ir rellenando la velada, ha sido superfluo, sobrante.

Lo bueno fue el material que tiene TVE –deberían haber puesto más– desde ‘Hola Raffaella’, ‘A las ocho con Raffaella’, ‘Contigo’, ‘Salvemos Eurovisión’ (ese año, 2008, fue el del despiporren de Chikilicuatre), hasta el último programa que hizo, la gala aniversario de los 60 años de existencia de TVE.

De todos los contertulios, opinadores y picadillo de cháchara, me quedo con lo que dijo la que fue acreditada ‘vedette’ Norma Duval: «Hasta que llegó Raffaella, o eras cantante, o eras bailarina, o eras presentadora. El cóctel, lo hizo ella». Efectivamente. La ‘show-woman’ total. No es cantante, no es bailarina, no es presentadora, no es entrevistadora, pero no se la pierdan, como dijo una vez de Lola Flores un crítico norteamericano.

Noticias relacionadas

A mí me ha gustado mucho el momento de aquel ‘Hola Raffaella’ (26 de enero de 1994), cuando Santiago Carrillo visitó el programa. Lo he revisado entero. Ella le preguntó: «¿Qué significa ser comunista ahora que ya no existe el comunismo?». Las pasó canutas don Santiago para responder a esta pregunta. Pero se resarció cuando hablaron de la huelga general, convocada para el día siguiente, el 27 de enero. Carrillo exclamó: «Me dirijo a los trabajadores. Si quereis defender vuestros intereses ¡teneis que ir a la huelga!». Y mirando a Raffaella añadió: «O se defiende la huelga, o terminarán merendándosela».

¡Ah! Consiguió Carrillo una gesta colosal: usó TVE, y un programa de tanta audiencia como ‘Hola Raffaella’, para hacer un encendido llamamiento a la movilización proletaria.