Estreno en TV-3

‘3 dies d'agost’, un análisis de los atentados de Barcelona y Cambrils cinco años después

La miniserie de tres episodios de 25 minutos de duración se emite el martes 16, miércoles 17 y jueves 18, a las 22.05

El documental analiza en profundidad varios aspectos claves y si ha cambiado algo que garantice nuestra seguridad

Una imagen de la miniserie de TV-3  ’3 dies d’agost”, sobre los atentados de Barcelona y Cambrils.

Una imagen de la miniserie de TV-3 ’3 dies d’agost”, sobre los atentados de Barcelona y Cambrils. / TVC

3
Se lee en minutos
El Periódico

Este miércoles se cunmplen cinco años de los atentados de Barcelona y Cambrils que sacudieron a la sociedad catalana. Lo que se temía ya había sucedido: Catalunya ya había sido objetivo de un atentado terrorista islámico. Pero, un lustro después, ¿ha cambiado algo? ¿Ha servido al menos para que se haya aprendido cómo garantizar nuestra seguridad? A estas y otras cuestiones responde '3 dies d'agost', la miniserie que TV-3 estrena este martes, 16, a partir de las 22.05 horas. Los otros dos episodios, también de 25 minutos de duración, se ofrecen el miércoles 17, día del triste aniversario, y el jueves 18, a la misma hora.

La serie documental, una producción de Programas Especiales de TV-3, dirigida por Montse Tió, realizada por Pere López y producida por Montse Rovira, recoge las últimas informaciones que se han sabido de la trama terrorista en los últimos meses, tras las revelaciones del sumario y la sentencia del juicio, y a partir de entrevistas a protagonistas y expertos. Entre ellos, aparte de analistas, abogados y policías, se encuentra el juez Félix Alonso Guevara, que presidió el tribunal de la Audiencia Nacional que juzgó a los tres supervivientes de la célula la terrorista, que es entrevistado por vez primera.

El documental se cuestiona si han cambiado las cosas. Por ejemplo, si Estado Islámico sigue reclutando a jóvenes occidentales, cómo lo hace actualmente y si la pandemia ha influido. También se detiene a averiguar si las víctimas de estos atentados han sido reconocidas convenientemente. Y, lo más inquietante: ¿hoy estamos más seguros y preparados para evitar ataques como el del 2017?

Cómo funciona el reclutamiento

El primer episodio, el del martes, titulado ‘16A: La fábrica de explosivos’, pone al día las informaciones que existen sobre la casa de Alcanar, donde los terroristas fabricaban los explosivos, y que estalló la noche del 16 de agosto de 2017. Varios analistas, criminólogos y policías explican cómo se formó la célula terrorista y cómo funciona el sistema de reclutamiento de Estado Islámico (Daesh).

En este capítulo, un policía experto en ciberespionaje --que ha escondido su identidad-- explica cómo Daesh actúa en las redes sociales juveniles para detectar a posibles jóvenes radicalizados. Una vez que los tienen identificados, envía a un agente radicalizador para convertir a aquellos jóvenes en una célula terrorista. El imán Es-Satty, en este caso de Ripoll.

Relato de los hechos

El episodio del miércoles, titulado ‘17A: Ciudad rota’, se centra en el atentado de La Rambla de Barcelona. En él se relata que cuando supo que la casa de Alcanar había explotado, Younes Abouyaaqoub, que llevaba una de las furgonetas hacia Alcanar para cargarla de explosivos, decidió dar la vuelta y, solo, dirigir la furgoneta hacia Barcelona para hacer un atropello masivo en esa abarrotada avenida. Hubo cientos de heridos y 14 personas fallecidas, que se convertirían en 15 contando el conductor que asesinó el terrorista para robarle el coche y huir.

Este capítulo recoge el testimonio de algunas víctimas y analiza el trato que han recibido de la Administración y en qué punto están hoy, reconocidas o no como tales durante el juicio.

¿Estamos más seguros?

Noticias relacionadas

El del jueves, ‘18A: Abatidos’, explica cómo tras el atentado solitario de Barcelona, el resto de la célula cometió los de Cambrils. Como consecuencia, una turista resultó muerta y los cinco terroristas fueron abatidos por la policía. Unos días después, el autor del atentado de Barcelona, que había huido, también fue abatido por la policía en Subirats.

En esta última entrega se analiza hasta qué punto funcionó la coordinación entre las distintas policías que intervinieron en aquellos atentados. Y acaba con el preocupante sentimiento de que quizá ahora no estamos más seguros que hace cinco años ante posibles nuevos atentados.