Una ficción a ritmo de trap

Dollar Selmouni, el rapero flamenco que se abre paso en Netflix

El cantante participa en la nueva serie española 'Fanático' junto a Fernando Valdivielso

El cantante y músico Dollar Selmouni.

El cantante y músico Dollar Selmouni. / NETFLIX / ALBA RUPÉREZ

4
Se lee en minutos
Marisa de Dios
Marisa de Dios

Periodista

Especialista en series y programas de televisión

Escribe desde Barcelona

ver +

Dollar Selmouni y Fernando Valdivielso ya se conocían antes de 'Fanático', la nueva serie española de Netflix. Habían trabajado juntos en 'Hasta el cielo', la adrenalínica película de Daniel Calparsoro, pero en la ficción del gigante del 'streaming' en la que coinciden ahora hacen un tándem que da mucho juego a esta historia que habla del precio de la fama y de los tejemanejes de la industria musical.

Selmouni, además, sabe bien de lo que va el tema. Hijo de española (calé) y argelino, nació en la cárcel de Soto del Real donde su madre cumplía condena (aunque se ha criado y vive en Palma), y desde hace unos años se ha ido abriendo camino tanto en el mundo de la música urbana (como rapero con un punto flamenco) como en el de la interpretación. En su currículum aparecen títulos como 'Centauro' (Netflix) y la versión televisiva de 'Hasta el cielo', todavía pendiente de estreno.

Es todo un 'showman' del que sus compañeros destacan su naturalidad a la hora de actuar: "Dollar le da espontaneidad y frescura a 'Fanático'. Sí o sí te lo crees", afirma su compañera de reparto Carlota Urdiales. Su papel es el de Pompa, el asistente y amigo de Quimera, el ídolo de la música urbana que muere nada más comenzar 'Fanático'. El personaje tiene sus propias aspiraciones como cantante, pero su mánager, al que encarna Fernando Valdivielso ('Señoras del (H)AMPA', 'Cuéntame', 'No matarás'...), ve más posibilidades en el chico que está suplantando a Quimera. "Solo hay un negocio más rentable que un artista muerto. Un muerto que está vivo", suelta sin pudor su personaje. 

Sus personajes en 'Fanático' representan de diferente manera la industria musical. Uno, como mánager, y el otro, como artista que sueña con triunfar y al que no le dan una oportunidad. 

Dollar Selmouni: Pompa es un chaval muy alocado. Le gustan las drogas, ponerse a tono con el alcohol... Y hacer música, aunque ese tema lo tiene pendiente porque su mánager está jugando con él.

Es también la mano derecha de Quimera.

Dollar Selmouni: Sí, le lleva las redes sociales. Cuando fallece Quimera siente que ha perdido, se ha ido su compadre de toda la vida e intenta tapar ese hueco como sea. Por eso pierde los papeles a menudo y tiene ese temperamento. Aparte están las discusiones que tiene con su mánager, porque no sabe cómo hacerse un hueco en la música y al final ve que se está montando una estructura ya sin él. 

El mánager que no le hace mucho caso es el que interpreta Fernando. 

Fernando Valvidielso: Mi personaje, Héctor, es el tipo que se encuentra con el drama legal de la muerte de Quimera, el que le daba más ingresos porque tenía mucho éxito. De repente se encuentra con una deuda enorme, en un callejón sin salida, porque había costeado toda la gira con su dinero.

Dollar, ¿escribieron su personaje pensando en usted? Porque en la vida real es músico.

Dollar Selmouni: No creo. Habría que preguntarle a los creadores. Pero sí que cuando supieron que lo iba a hacer yo se modificaron un par de cosas. Yo respeto mucho la profesión de un guionista y de un director e intento ceñirme a lo que me digan, porque trato de aprender y disfrutar de lo que significa el mundo de la interpretación.

Lorenzo Ferro (izquierda) y Fernando Valdivielso, en 'Fanático'.


/ NETFLIX / MARC MEDINA

¿Qué es lo que más les gustó de sus personajes?

Fernando Valdivielso: A mí siempre me llegan como un estereotipo de tíos chungos, con conflictos, que se pelean, y de repente me encontré con un jugador, un embaucador. Un personaje que no empleaba la fuerza física sino que negociaba, encandilaba e intentaba seducir de alguna forma, y eso me encantó.

Aquí el que se pelea es el personaje de Pompa.

Dollar Selmouni: Yo pierdo los papeles, y se me da bastante bien (ríe).

'Fanático' desgrana los entresijos de la industria musical. ¿Consideran que es realista a la hora de mostrar sus tejemanejes? 

Dollar Selmouni: Sí, al fin y al cabo habla de número y los artistas, hoy en día, somos números: este genera tanto, aquel otro tanto... Así que la serie refleja bien la industria musical.

Fernando Valdivielso: Hay artistas que están muertos y siguen vendiendo discos, así que sus familias siguen viviendo de ellos. No han suplantado su identidad, pero están viviendo de un muerto. Así que el paralelismo está.

¿Qué aporta esta serie que la diferencie de la competencia? 

Fernando Valdivielso: El estrato del que parte el protagonista es bastante identitario para gente que no se siente identificada en una serie. Es un repartidor de Glovo, que viene de un estrato muy bajo, y tiene la ambición de salir de esa situación precaria. Los chavales de la calle nunca han tenido una imagen a la que asemejarse en la ficción, y con Lázaro la tienen. Se mezclan dos mundos, el del éxito y la fama y el de la calle de estos chavales.

¿Te tiene que gustar el trap para ver 'Fanático'?

Noticias relacionadas

Dollar Selmouni: Para nada. Yo creo incluso que la gente que no entienda el rollo de este género siente una llamada de atención porque dice: mira los chavales cómo viven, mira cómo es el mundo urbano.

Fernando Valdivielso: La serie tiene muchos ganchos. Está el gancho visual para un chaval que le guste el trap, pero estamos hablando de cosas más grandes, como la sociedad de consumo. El éxito, la fama, la fugacidad de cómo vivimos, de cómo consumimos todo y cómo lo tiramos. 

Temas

Series Trap