Radio

Cuní se despide de la SER tras casi mil mañanas delante del micrófono

El comunicador catalán dice adiós en un sentido mensaje a los oyentes donde hace repaso de su trayectoria al frente del magacín 'Aquí, amb Josep Cuní'

Cuní se despide de la SER tras casi mil mañanas delante del micrófono
3
Se lee en minutos
El Periódico

"Hoy, casi 1.000 mañanas después, esta voz que ahora os habla cierra una nueva etapa de su larga vida profesional".

Con un extenso mensaje a modo de editorial donde ha hecho memoria de los inicios hace 50 años de "un joven de Tiana" en la radio y los cambios y similitudes de esa experiencia con el mundo actual en el que vivimos, el longevo periodista y comunicador Josep Cuní se ha despedido de la audiencia de la cadena SER, cerrando así una etapa de cuatro temporadas y casi mil programas en la emisora de radio del grupo Prisa.

Cuní ha dicho adiós con palabras de "respeto, de disculpa y de agradecimiento" a la audiencia. "Respeto a un trabajo y a unos colegas que siempre me han inspirado y de los que siempre he querido aprender. Disculpas por los malos momentos que alguna vez he podido hacer vivir tanto profesionalmente como personalmente. Y agradecimiento a todas aquellas personas que sin ser conscientes me han ido modulando y modelando a la manera que he acabado siendo", ha comentado en un mensaje con un punto de autocrítica de un comunicador conocido por un nivel de exigencia que rozaba en ocasiones "lo enfermizo", pero totalmente entregado a una profesión que le ha dado y quitado todo y a la gente que le ha acompañado en este largo camino.

El reto de consolidar otro magacín matinal en catalán

Fue un 15 de octubre de 2018, tras cerrar una larga etapa televisiva, que Cuní aceptó el desafío de la SER para llevar adelante un magacín matinal en catalán, bautizado como 'Aquí, amb Josep Cuní', que pudiese mirar de tú a tú, tanto a nivel de audiencia como de influencia, a los muy consolidados de RAC1 -'El món', liderado por Jordi Basté- y Catalunya Ràdio -'El matí', dirigido y presentado por Laura Rosel, y que Cuní inició y condujo desde 1985 a 1995-.

El envite no era nada fácil, comenzar un programa de cero teniendo en frente a dos programas totalmente consolidados desde hace décadas, y en las dos primeras temporadas le costó encontrar su hueco.

Pero tras cuatro años, el comunicador catalán se despide de la audiencia de la SER justo cuando 'Aquí, amb Josep Cuní' había alcanzado su pico histórico de audiencia, 45.000 oyentes, según datos de la última ola del EGM, que ha ayudado también a la cadena SER en Catalunya a romper una tendencia a la baja e ir creciendo progresivamente su audiencia oleada tras oleada, llegando en los datos publicados en abril, hasta unos números -387.000 oyentes diarios- con los que ya vuelve a rivalizar con las dos grandes cadenas catalanas.

Y aunque es cierto que el magacín matinal dirigido por el experimentado periodista de Tiana no ha conseguido hacer frente a los números de sus dos principales competidores de las mañanas, sí que ha logrado convertirse en un alternativa que ha ido poniendo sobre la mesa temas de carácter social , político y económico que le ha permitido una posición de influencia en el debate comunicativo más allá de los números de oyentes congregados.

Y lo ha hecho hasta el último día. Esta misma mañana, el comunicador ha logrado entrevistar a una de las figuras más deseadas a nivel informativo y, actualmente, de las menos dadas a las explicaciones públicas, como es el expresident de la Generalitat, Jordi Pujol.

Retos futuros, más allá de la SER

Noticias relacionadas

Para el periodista, que ya cuenta 68 años, el adiós a la cadena SER no supondrá un adiós definitivo. "Se acaba una etapa y el lunes comienza otra", ha confirmado esta mañana. Se desconoce, al menos públicamente, cuál será el siguiente reto profesional periodístico que espera a Josep Cuní.

Lo que es seguro, al menos para los que le han acompañado en algún momento de su larga trayectoria, es que lo afrontará con el mismo nivel de exigencia y entrega que ha demostrado a lo largo de estas cinco décadas. Volverá a ser el primero en entrar por la puerta y el último en cerrarla. Mientras tanto, podrán seguir disfrutando de sus columnas en EL PERIÓDICO.