Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: La copla, el ‘cuplet nostrat’ y la vaselina

Glòria Ribera, en ‘La gran vetllada’ (TV-3).  

Glòria Ribera, en ‘La gran vetllada’ (TV-3).  

2
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

De este nuevo concurso musical, veraniego, que acaba de estrenar TV-3 bajo el título ‘La gran vetllada’, hay que resaltar la estupenda rareza de haber incluido en él a la cantante Glòria Ribera. Es una artista muy singular: reivindica la copla como arte propio, y la invitas a comer y no para de cantar el ‘Fumando espero’ al estilo Sarita Montiel, o aquella divertida ‘Venga alegría, señores venga alegría’ que cantaba Mary Santpere, o aquella otra que popularizó Amalia Molina titulada ‘La diputada’.

Es posible que algún ‘pal de paller’ de la propia 'Corpo' se haya retorcido furioso al escuchar en ‘la seva’ que una joven catalana de Guissona adapta incluso temas de Rocío Jurado, como esa versión tan entretenida que nos hizo de ‘Viva el pasodoble’, cambiando la letra de Manuel Alejandro por este otro verso «Em faré les ungles de gel / i no agafaré la baixa si em cauen el dits» con una gracia y un sentido del humor estupendo. Y encima, además, que se declara fan total y absoluta de Raquel Meller lo cual ha debido causar un trauma profundo. ¡Ah! Hay una idea de Catalunya, totalmente desorientada y pervertida, que intenta desde hace algunos años tapar, ignorar, silenciar y negar la existencia de la copla y el cuplé en las raíces musicales catalanas. Desprecian y esconden que el primer ‘cuplet’ auténticamente catalán nació en Les Garrigues, en 1917, obra de Rossend Llurba i Tost y música de Joan Suñé, titulado ‘La font del Xirineu’. Lo cantaba precisamente Raquel Meller, en un catalán perfectísimo.

Noticias relacionadas

En 1996 la versátil actríz barcelonesa Silvia Tortosa protagonizó una recopilación de cuplés picantes que editó Divucsa. De los 14 temas seleccionados a mi me sigue subyugando uno titulado ‘La vaselina’ (que ya cantaba La Bella Dorita en El Molino en los años 30) y en donde una recién casada cuenta, con notable picardía, que para el viaje de novios su mamá, dama sabia y precavida, le ha colocado en la maleta un buen cargamento de vaselina. ¡Ah! Es muy actual este cuplé. Ahora mismo en TV-3, cuando cuentan lo que está pasando con el procesamiento de Laura Borràs, también untan la información con mucha vaselina.

Volviendo a ‘La gran vetllada’, la aparición de Glòria Ribera colocando, con mucha gracia, la copla y el cuplé en TV-3, me parece una recuperación fundamental de la historia de verdad, y no de la historia inventada que algunos pretenden que ha ocurrido.