Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: El único animal que necesita un amo para vivir

María Pujalte y Carlos Cuevas (TV-3).

María Pujalte y Carlos Cuevas (TV-3).

2
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

Esta es una de las primeras lecciones que la profesora María Bolaño (María Pujalte) les da a sus alumnos de Filosofía y Ética de la Universitat de Barcelona, para que vayan haciendo boca, y reflexionen. Les dice: «Tomad nota de esta frase de Kant: ‘El ser humano es el único animal que necesita un amo para vivir’». ¡Ah! Qué maravilla más prodigiosa escuchar esta frase en TV-3. Les estoy hablando de la segunda temporada de ‘Merlí: Sapere aude’, que a TV-3 le faltaba por emitir. Lo acaba de hacer ahora, a finales de junio, después de que esta serie estupenda, excelente, ya lleva más de un año colgada entera en Movistar Plus+.

Noticias relacionadas

Pero nunca es tarde cuando la dicha es buena. Les recomiendo que la sigan, con los ojos, las orejas, y las neuronas bien abiertas. Disfrutarán. En el terreno personal, íntimo, de los protagonistas, verán como al alumno Pol (Carlos Cuevas) tiene que somatizar, digerir, asimilar, un golpe, durísimo que le da la vida, y no sigo porque no quiero hacer ‘spoilers’. En el terreno del conocimiento asistirán a clases magistrales que con solo breves pinceladas, no más de dos o tres minutos de exposición, consiguen la maravilla de devolvernos la condición de ‘homo sapiens’, esa condición que había quedado arrasada tras la llegada del ‘homo televisión’. El cuadro de profesores es magistral. El de la asignatura de Cultura, por ejemplo, el primer día de clase les suelta, antes incluso de decirles hola: «Perdimos la libertad cuando empezamos a depender de un salario. Ya os he resumido la Historia de la Cultura». En realidad es toda la historia del mundo mundial lo que les resumió con esta sentencia.

Desde un punto de vista ‘nostrat’, estas dos temporadas de ‘Merlí: Sapere aude’ han perdido algunos de aquellos momentos de retranca tan sabrosa que escenificaban en la primera serie, ‘Merlí’, cuando los alumnos estaban todavía en el Instituto. Había allí una profesora, Elisenda, siempre irascible y de mal humor, a quien la jefa de estudios, Coralina, solía decirle con preocupación: «No te veo bien. Tienes el 'procés' y la independencia constantemente en la cabeza y se te está haciendo una bola». ¡Ahh! Echo de menos a Elisenda y los esfuerzos de Coralina por suavizarle el tremendo síndrome del ‘procés’. Pero al margen de estos localismos de ‘pal de paller’, no se pierdan esta última temporada de 'Merlí: Sapere aude’, que quiere decir, exactamente, ‘atrévete a saber’.