Hacia la final del 'talent'

Mariona y Núria se unen a Triquell como finalistas de 'Eufòria'

Los tres concursantes lucharán el viernes 17 por el contrato discográfico y poder cantar con Miki Núñez la canción del verano de TV-3 y en el disco de 'La Marató'

Mariona y Núria se unen a Triquell como finalistas de 'Eufòria'
5
Se lee en minutos
Inés Álvarez
Inés Álvarez

Periodista

Especialista en programas de televisión y series

Escribe desde Barcelona

ver +

Chung Man, el concursante coreano de esta primera edición de 'Eufòria', además de interpretar a Lluís Llach con un delicioso catalán, parece tener dotes adivinatorias. Porque su apuesta de finalistas del 'talent' eran al principio de esta segunda semifinal Triquell, Mariona y Núria y así ha sido. Triquell ya había sido elegido en la primera semifinal, pero en esta segunda ha sido Mariona con un 47% de los votos del público (muy alejados de los 19%, 15% y 14% de sus compañeros), la que se ha hecho con la segunda plaza para la final. Y en la segunda ronda, la elegida ha sido Núria, que conseguía el 46% (Pedro se llevó el 29% y Edu, el 25%). Las votaciones también han sido de récord: 227.000 votos (más de 122.000 en la primera ronda y 104.000 en la segunda)

El jurado, entre el que en esta ocasión se encontraba Nina sustituyendo a Elena Gadel, que tenía un compromiso profesional ineludible, así como los 'coaches' agradecieron que la responsabilidad recayera en el público del plató y el de casa, porque el nivel estaba en lo más alto y hacia difícil la elección. Mariona demostró que seguía impecable en sus ejecuciones (de hecho nunca estuvo en zona de peligro ni nominada) y que había ganado confianza en sus puestas en escena, con el 'Believe' de Cher (luego, a modo de exhibición cantó un emocionante 'Amor particular, de Lluís Lllach, ayudada por el lenguaje de signos de Eva García de enCantados).

Núria, por su parte, mostró su aplastante poderío vocal (por algo la llaman ya El volcà de La Garrotxa) atreviéndose nada menos que con el 'Sobreviviré', de Mónica Naranjo (mezcla explosiva la de El Volcà de La Garrotxa y La Pantera de Figueres). En la segunda ronda, donde aún se jugaba la plaza, interpretó con la misma solvencia 'Titanium', de David Guetta. (Y es fácil imaginársela en el escenario de Eurovisión. Al tiempo). En esa ronda, el brasileño Pedro cantó una de esas baladas con las que emociona, 'Someone you love', de Lewis Calpadi, pero para luchar por la plaza a la final sorprendió con un cambio de registro total moviéndose a ritmo de samba, en portugués, castellano, inglés y catalán, con 'Tudo bem', de Stay Homas.

Edu, por su parte, se marcó dos temas con los que sabría que no defraudaría a sus fans que valoran esa actitud vital que le pone a lo que canta, ya sea una melodía triste o festiva: 'Tren de mitjanit', de Sau, y 'Can't stop the feeling', de Justin Timbarlake. Agradecido de haber podido seguir mostrando lo que sabe hacer después de su expulsión en la sexta gala y la nueva oportunidad que le había brindado la repesca. Los coros volvieron a ser responsabildad, como en la primera semifinal, de los expulsados. Con lo que si en aquella fueron Joan, Estela, Llum, Clàudia y Alvert esta noche les tocaba el turno al resto: Nerea, Pep, Alvert, Chung Man, Looa y Laura.

El que se quedó y la que se fue

Triquell se movía en la gala con la seguridad del que ya tiene medio trabajo hecho, ya que era finalista desde la primera semifinal, porque la mecánica de esa fase decía que el o la concursante que fueran favoritos en esa gala pasarían directamente a la final. Y el carismático y versátil joven de Sant Quirze del Vallès lo había conseguido después de interpretar con soltura 'Grace Kelly', de Mika. Tras esa actuación se sentó en la Butaca Blava (la de la impunidad), que solo abandonó unos minutos para interpretar a dúo con el brasileño Pedro de 'Under pressure', de Queen y David Bowie. En esta segunda semifinal ha interpretado a modo de exhibición, con menos nervios que nunca, aunque con alguna advertencia de que no se relaje, 'With or whithout you', un tema de U2, el grupo que le dio a conocer su padastro, el 'culpable' de que se presentara a 'Eufòria'.

Noticias relacionadas

En esa primera semifinal se había quedado Scorpio (como se hace llamar Clara), que pese a ejecutar un emocionante dúo con Núria cantando ‘Tell him’, de Céline Dion y Barbra Streisand, no había convencido del todo al jurado con su interpretación de ‘Fuego’, el eurovisivo tema de la representante de Malta en Eurovisión 2018, Eleni Foureira. Y eso que le puso toda la energía y contó con la actuación de su novio, que emergió de entre el público y saltó al escenario a lo ‘Jimmy Jump’ para incorporarse con los bailarines y realizar la coreografía como uno más, demostrando su apoyo a su chica y dejando al público con ganas de más.

No habían tenido opción de llegar a las semifinales el resto de concursantes que se han ido quedando por el camino, Clàudia, Joan, Estela, Chung Man, Llum, Laura, Looa, Pep, Alvert y Nerea, pero para todos ellos no se ha acabado aún la aventura ya que los 16 participarán en los conciertos que se celebrarán en el Palau Sant Jordi los días 16 y 17 de julio. Solo hay tres finalistas, y habrá solo un ganador o ganadora, pero como decía el mensaje de la canción de Pedro, que repitió al final de la gala de esta segunda semifinal, poniendo un broche de lo más alegre y optimista, 'Tudo bem'.

Carol Rovira atrae fans para ‘Eufòria’

El 'fandom' de Carol Rovira, la ‘coach’ de interpretación de ‘Eufòria’, también ha sumado adeptos al ‘talent’. Desde Argentina, Bélgica, EEUU y Brasil siguen el concurso los fans que tiene la actriz desde que protagoniza #Luimedia, la historia de amor entre dos chicas que surgió de una de las tramas de ‘Amar es para siempre' ( Antena 3). El mensaje pro-LGTBIQ que da la ficción de Atresplayer Premium ha servido de referente para jóvenes de muchas partes del mundo, que ahora se han enganchado al concurso en el que participa la actriz. E incluso dicen que para ellos no es un problema el catalán.