ENTREVISTA CON EL PRESIDENTE DE RTVE

Pérez Tornero: "Diga lo que diga la ley Audiovisual, RTVE apostará por las productoras independientes"

Pérez Tornero: "Diga lo que diga la ley Audiovisual, RTVE apostará por las productoras independientes"

DAVID CASTRO

9
Se lee en minutos
Albert Sáez
Albert Sáez

Director de EL PERIÓDICO

ver +

El presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero, habla por primera vez de la nueva ley Audiovisual y de su impacto sobre el papel de la radiotelevisión pública en España y en Europa. Los cambios obligarán a reformar el sistema de financiación del ente que dirige pero con menos dramatismo que en otros países europeos.

Ha dado la impresión que, en la Unión Europea, se apostaba porque las televisiones públicas desaparecieran con la transformación digital. Buena parte.

Las directivas comunitarias las han tratado como un servicio comercial y no como un servicio público. Ha habido un susto. Lo digital parecía que era que todo el mundo puede competir con todo el mundo. ¿Y qué ha sucedido? Pues que no todo es para bien. Por ejemplo, en el tema de la saturación informativa ha habido mucho jaleo informativo, ha habido mucha fake news y esto ya preocupa desde el punto de vista democrático, desde el punto de vista de la soberanía tecnológica. Preocupa también que en la tecnología, de pronto, Europa se la ha encontrado fuera o que está en manos de una potencia como China o está en manos de Estados Unidos. Son pocas empresas digitales que trabajen con soberanía europea. Ahora hay una sensación bastante sólida en la Comisión Europea, en el Parlamento, en los Estados de que o trabajamos todos juntos (desarrollo digital, alta tecnología, inteligencia artificial, derechos digitales y audiovisual) o perdemos una esencia de lo que puede ser Europa en el futuro, de lo que es.

"El cine europeo está financiado y soportado por las televisiones europeas, no sólo con dinero"

Ha habido un cierto desprecio al carácter de servicio público. Está cambiando. El otro día, en Cannes, nos reunimos los directores de las televisiones públicas más importantes, lo que llaman Big Five, para decir que el cine europeo está financiado y soportado por las televisiones europeas, no sólo con dinero, que podría dar cualquiera, sino con apoyo, con instrucción, con divulgación sin el cual, el cine europeo no sería lo que es. Nos pasaría como en la NBA, que todos los jugadores buenos de Europa se irían a jugar la Liga NBA y el deporte de baloncesto en Europa quedaría mal. Pues esto en cine es muy importante.

Lo que pasa es que ese discurso todo el mundo lo compra, pero luego, cuando hay que concretar, por ejemplo, en la ley audiovisual española que se acaba de votar, se legisla a favor de las televisiones privadas. Aquí España puede hacer mucho en positivo. Que la ley determine que Radiotelevisión Española puede apoyar productoras que están alineadas con otros canales, entre comillas independientes o no independientes, no quiere decir que Radiotelevisión Española no haga una apuesta firme por la por la producción independiente y la vamos a hacer, la vamos a hacer en cine, la vamos a hacer en programación, con respeto a los derechos de todos, pero la vamos a hacer muy firmemente. Para nosotros la obligación de invertir en cine español y en audiovisual español es más grande, es decir, estamos más obligados por las horas que nos computan, pero lo vamos a hacer con mucho gusto. Y también vamos a intentar defender entre las productoras a las a las que podemos contratar, no solamente a los grandes, sino también a los pequeños y a los emergentes. Si no hay pluralidad en la contratación y en el apoyo, no hay diversidad cultural, no hay diversidad lingüística, por ejemplo. También vamos a hacer un apoyo importante a la diversidad lingüística. Con independencia de lo que sea la ley y de los lobbys que hayan influido en ella y de las concesiones o no que se hayan hecho, el papel de TVE es más importante. Voy a proponer una reunión con los productores audiovisuales, con el mundo del cine, para manifestar nuestra firme voluntad y compromiso con ello. Porque es un compromiso creativo. No es un compromiso con el capital, sino con el capital creativo.

Pero da la sensación de que en el Congreso no hay una mayoría a favor de la televisión pública. A mi me consta que el Gobierno trata de defender la televisión pública porque me ha asegurado una financiación razonable. Un signo muy significativo es que nos han dado fondos Next Generation para para modernizarnos. Con mucha determinación y con altura de miras, el primer partido de la oposición ha manifestado su compromiso con la red de televisión pública, porque si no, no se hablaría de ciertas zonas. Y en general, cuando hablas de la izquierda, de la derecha, salvo algunos grupos que han manifestado que liquidarían la televisión pública, los demás no manifiestan esa voluntad de fin de la televisión pública. Lo que nos encontramos es que, así como las televisiones privadas son muy secretas o no transparentan sus cuentas, sus decisiones, nosotros estamos abiertos a análisis, abiertos en canal. O sea, es difícil hasta competir en una subasta deportiva porque se sabe enseguida de cuánto dinero dispones o cuánto cobra un presentador. Pero esa transparencia es buena y por eso estamos más sometidos al vaivén de la crítica. Por lo que estamos viendo en la gran consulta, que es una investigación que estamos haciendo con encuestas y con entrevistas cualitativas, la gente espera mucho de la televisión pública y la valora. El audiovisual de otro modo, que es el que tenemos que potenciar.

"Si a mí me dijeran cómo me gustaría que hablasen de mi en los medios, yo pediría que haya veracidad, que comprueben las informaciones y que no transmitan ningún bulo"

Los adversarios/competidores son potentes porque a usted, personalmente, también le han intentado abrir en canal en sus finanzas privadas. El puesto conlleva esto. Lo llevo con deportividad. Es decir, si a mí me dijeran cómo me gustaría que hablasen de mi en los medios, yo pediría que haya veracidad, que comprueben las informaciones y que no transmitan ningún bulo. Uno está en el candelero, tiene que someterse al escrutinio de la opinión pública que es constante y a medio y largo plazo, quedan patentes ciertas cosas. Hemos entrado en un proceso de transformación muy serio que se está revelando. Creo que la independencia de los profesionales ha crecido. Creo que la credibilidad de nuestros informativos crece y hay que señalar programas especiales la cobertura que estamos haciendo de la guerra de Ucrania. Los análisis que se hacen, están dando la talla y que todo lo demás pasará.

Entonces, ¿no tiene usted escondidos dossiers de periodistas? Siempre he defendido los consejos de redacción, que son aquellos lugares donde la redacción de un medio puede expresar la defensa de su independencia. En este caso tenemos, un estatuto que dice si alguien no quiere firmar una información, no la tiene que firmar. Si alguien recibe algo que atente contra su independencia profesional, puede manifestarlo, tiene el consejo para acudir y además hay una línea editorial de la Corporación que tiene que ser independiente, que tiene que ser neutral políticamente y tiene que ser avanzada, socialmente comprometida. Bueno, pues para eso el consejo, un consejo sólido, estable, permanente y serio y riguroso, pues viene muy bien. Y yo creo que hay que defender que somos de las pocas redacciones que tiene estas garantías en nuestro país, que además yo comparezco habitualmente cada mes delante del Parlamento y explico decisiones. Eso es sano y simplemente hay que acostumbrarse, que el diálogo entre los profesionales, los directivos, etc. será siempre un diálogo vivo, porque cada uno tiene su criterio y que de ese diálogo va a salir a la luz.

"La puerta de mi despacho de presidente va a estar siempre abierta. A quien me pida acudir"

Un diálogo que puede comportar riesgos… La puerta de mi despacho de presidente va a estar siempre abierta. A quien me pida acudir. A quien quiera dialogar y a quien quiera, digamos, conocer un punto de vista e intercambiar. Luego, todos tenemos una responsabilidad. Esa responsabilidad cada uno la tiene que cumplir en su lugar. Estoy satisfecho de la tarea que estoy llevando adelante. Me gustaría ir más rápido, me gustaría satisfacer más las demandas de la sociedad, pero la verdad es que esta casa tiene una trayectoria muy larga, de muchos años y ha pasado por muchas vicisitudes de todo tipo y estar a la altura de las circunstancias requiere tranquilidad, tiempo y responsabilidad y sobre todo paciencia. Agradezco la paciencia de los ciudadanos con nosotros y también le pido a mis ejecutivos que tengan especialmente paciencia.

Noticias relacionadas

Le han reprochado también una cierta inestabilidad en su equipo directivo. Hay ejecutivos que son muy indicados para una época y para un momento. Tengo buenos consejeros y me dicen que el ritmo de cambios de ejecutivos en una empresa privada es mucho más alto que el nuestro. Cuando comparas con instituciones políticas, pues no hay más que asomarse a los cambios que se producen. Tenemos la estabilidad necesaria, pero habrá más cambios. Es lógico. Hay ejecutivos con una competencia que vienen muy bien para un momento rompedor y otros para otro. Y luego hay que tener en cuenta que en esta casa habrá como 140 ejecutivos. He hecho nombramientos sobre diez y además he podido hacerlos proponiéndoselo al consejo de administración. No han sido nombramientos míos. Los sucesivos nombramientos de estos directivos se han hecho mediante concurso público. Tenemos una plantilla estable, porque no se despide a la gente, y porque tenemos un plan de reposición amplio.

Este consejo fue resultado de un cambio legislativo después de un periodo un poco tormentoso. ¿Está contento de cómo está funcionando la gobernanza de la radiotelevisión pública? He aprendido que tienes que tener, en todos los momentos de tu vida, siempre un cierto descontento para mejorar y una cierta rebeldía para cobrar fuerza por ese cambio. Este país necesita muchos cambios en todos los sentidos. Como has dicho, este consejo es una. Lo he reconocido públicamente, la incorporación del concurso público es un avance. La elección por una mayoría de dos tercios también lo es y en este proceso se han arrastrado algunos aprendizajes que nos llevarán a mejorar en el futuro. Yo creo que hay que mejorar, no echar para atrás. Sinceramente pienso que hay que avanzar, hay que seguir avanzando y yo creo que el arco político en general tiene asumido que el camino es prácticamente irreversible y que al hacerlo irreversible estamos consolidando una institución que ha de ser progresivamente cada vez más independiente.