Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: Un ‘pincel’ de 90 años cautiva en ‘Masterchef abuelos’

Andrés García-Carro (‘Masterchef abuelos’).

Andrés García-Carro (‘Masterchef abuelos’).

2
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

Bucle en la programación televisiva. La ancianidad protagonista momentáneamente en la tele. En TVE-1 ‘Masterchef abuelos’, y en A-3 TV ‘La Voz senior’. Es resaltable esta puntual rareza: en general los ancianos somos poco interesantes para el telehipódromo. Consideran que a partir de los 68 o 70 nuestra capacidad consumista disminuye enormemente.

Hacer programas de abuelos no atrae a los anunciantes. No meten publicidad. Creen que lo único que compramos es alpiste para echárselo en el parque a las palomas. Bien mirado, con las jubilaciones que se dispensan, quizá tengan algo de razón. Hay otro factor definitivo: a pesar de lo que decía aquel antiguo anuncio de una marca de ropa, la arruga para la tele no es bella. Dicen que queda mal en pantalla un paisaje de patas de gallo, calvicie y surcos en la piel. Interesa que se vea mucho pelo y no tanto lo que pueda haber debajo, en el cerebro.

Hay de vez en cuando excepciones. En ‘Masterchef abuelos’ la cámara se ha recreado mucho en el nonagenario Andrés García-Carro. Triunfó enormemente. Es un abuelo fuera de norma. Tostado, atractivo, cuerpo de pincel, y una melena que a mí me recordó a Robert Redford en sus buenos tiempos de ‘Los tres días del cóndor’. Es famoso desde hace un año en las redes. Graba clips con C. Tangana. Y se hace llamar The Spanish King como nombre de guerra.

Noticias relacionadas

Invitaron un momento a Carmina Barrios y cuando lo vio, se le salían los ojos de las cuencas. Le pidió una cita, en el sosiego de algún cafetín discreto. ¡Ah! Quizá acaben en ‘First dates’. En ‘La Voz senior’ el plantel de ancianidad es otra excepción a la regla de la tele. El más veterano, un asturiano de 95, que conforma con su hijo el dúo Los Rogelios. Cantó la ranchera-vals ‘Tres piedras negras’. «Tres piedras negras en el camino / y ya no me causan ni dolor ni pena». ¡Ah! La edad es como la ‘bañera de Múnich’ de los nefrólogos: diluye las negras piedras de los recuerdos. Sirve además este concurso para escuchar temas que ya no ponen en la tele. Está por hacer un programa que sirva para no olvidar ‘Luna Caprese’, o ‘Stardust Melody’, o ‘La casita de mis viejos’. La historia musical parece que ya no interesa.

"Si los pelos fueran importantes, estarían dentro de la cabeza, no fuera’", decía mi querido y recordado Eduardo Galeano, frase a la que siempre acudo en busca de un confort ingenuo.