Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: Delante de la Reina y con la bragueta abierta

Mr. Bean, en aquel ‘gag’ de 1990 (TV-3).

Mr. Bean, en aquel ‘gag’ de 1990 (TV-3).

2
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

Celebro y aplaudo que el ‘Sense ficció’ de TV-3 le haya dedicado una noche temática a Rowan Atkinson, mundialmente conocido como Mr. Bean. No solo hemos vuelto a disfrutar de sus ‘sketchs’, también nos ha servido para comparar el humor que se escenificaba en la tele de los años 90 y la deriva del falso humor televisivo de hoy en día.

El ‘gag’ de la Reina madre, emitido originalmente en 1990 y en Catalunya al año siguiente, esa desternillante escena de salutación a la Reina de Inglaterra en la que Mr. Bean se presenta ante ella con la bragueta abierta y además asomando el cacahuete –que en realidad era un dedo de su mano derecha– hoy es impensable verlo en la tele. Eran aquellos años que en TVE Javier Gurruchaga, por ejemplo, hacia ‘Viaje con nosotros’ y sacaba al doble de Felipe González, el actor francés, acondroplásico, Hervé Villechaize, y en vista de que el personaje estaba aquejado de enanismo y apenas medía 122 centímetros Gurruchaga nos decía: «El poder desgasta, es obvio, aquí lo pueden ver, ¡el presidente del Gobierno se ha desgastado!».

Noticias relacionadas

¡Ahh! Hoy el único humor al que podemos aspirar es al rupestrismo de La vieja del visillo. En este recopilatorio advertía el propio Rowan Atkinson que encontró su fórmula, su sello de humor sin palabras, viendo las películas de Jacques Tatí. La gestualidad muda de aquel Monsieur Hulot de los años 50 le inspiró para crear a Mr. Bean. En nuestro telehipódromo nacional, siendo la tele fundamentalmente imagen en movimiento, curiosamente se ha trabajado poco el gesto. Prima la palabra. El chiste. El chascarrillo. Últimamente abunda la burla, la befa, muchas veces en clave de trinchera política, o sea, al servicio de una ideología. Lo siguen llamando humorismo, pero es un sucedáneo bélico, a las órdenes de alguna banderita.

Esa misma noche de homenaje a Mr. Bean en ‘La noche D’ de TVE-1 también analizaron el humor y recordaron a Chiquito de la Calzada con cariño. ¡Ah! Chiquito, aún trabajando básicamente la palabra, y recreando el lenguaje con geniales expresiones inventadas, también se acompañaba de una gestualidad originalísima. Contó Manolo Sarria, del ‘Dúo sacapuntas’, que una vez coincidió con él en un avión y Chiquito le dijo al comandante de la nave: «No corra y no vuele usted muy alto. No hay ninguna necesidad». Era muy grande Chiquito.