Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: La colosal noche de Sylvia Kristel y el director de TV-3

Sylvia Kristel, en ’Àngel Casas Show’ (1985).

Sylvia Kristel, en ’Àngel Casas Show’ (1985).

2
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

Ha dedicado TV-3 una noche temática a Àngel Casas. Un homenaje merecido a quien fue inventor y estrella indiscutible de aquel famoso y todavía recordado ‘Àngel Casas show’ que tanto triunfó en sus años de emisión, de 1984 a 1988. La noche fue cariñosa, recordando momentos y mil anécdotas, dejandonos a todos un sabor entrañable y también un poco de aquello tan inexorable que advertía el profeta Isaías en la Biblia y que el gran escritor argentino Eduardo Mallea inmortalizo en su novela más famosa, o sea, «Todo verdor perecerá».

Dentro del frondoso anecdotario que tiene Casas sobre los famosísimos invitados que confluyeron en su programa a mí me ha gustado en particular cuando le pidieron que contase la verdad de lo que pasó entre Sylvia Kristel y el director de TV-3 de aquella época, año 1985 en concreto. ¡Ahh! En las décadas de los años 70 y los 80 la Kristel era famosísima por su película erótica ‘Emmanuelle’ y otras del mismo estilo, como ‘Lady Chatterley’s Lover’ o ‘Mata Hari’.

Noticias relacionadas

Contó Casas que ella llegó «Completamente borracha y la tuvimos que acostar en una cama del Ritz». Y que luego, cuando entró en plató, la borrachera no se le había pasado. O sea que iba ella a bastantes revoluciones, pero la entrevista fue muy entretenida y punzante. La anécdota llegó después, fuera de cámaras. Casas decía, sin escatimar detalles: «Al acabar la Kristel dijo que quería un hombre. ¡Un auténtico catalán! Y casualmente pasaba por allí el entonces director de TV-3, Enric Canals, y yo le dije ‘¿Quieres beneficiarte a la mítica Emmanuelle?’». ¡Ahh! A aquel director de TV-3 los ojos se le debieron poner como dos ‘flames del Canigó’. Un ardor colosal. Se llevó a la Kristel de inmediato a cenar al Up&Down. «Y después los dos se marcharon al hotel. Al día siguiente Canals se lo fue contando a todo el que encontraba. Decía ‘Ha sido maravilloso, hasta le he recitado un poema de Espriu!’». 

Hombre, es una historia hermosa donde las haya. No solo la Kristel encontró esa noche al auténtico catalán que reclamaba, sino que además se trataba del mismísimo director de TV-3, que con la sensibilidad propia de su cargo le recitó a Espriu, quizá aquel delicado pasaje: «Tu i jo, una dona i un home (..) aquesta tarda per a nosaltres potser immortal». Hoy eso llega a oídos de Tele 5 y les hacen un ‘Deluxe’ entero, con Polígrafo incorporado.