Vuelta a La Sexta

Gonzo: "En Afganistán hablas con un tío por la mañana y por la tarde se lo han querido cargar"

El periodista cuenta cómo ha logrado entrevistar para 'Salvados' al portavoz del Gobierno talibán y a la activista Greta Thunberg

El espacio también ha tenido una breve respuesta de Barack Obama, de Bruce Springsteen y del Gobierno sobre la subida de la luz

Gonzo, en su visita a Afganistán, con el portavoz del Gobierno talibán, Zabihullah Mujahid.

Gonzo, en su visita a Afganistán, con el portavoz del Gobierno talibán, Zabihullah Mujahid. / Atresmedia

5
Se lee en minutos
Inés Álvarez
Inés Álvarez

Periodista

Especialista en programas de televisión y series

Escribe desde Barcelona

ver +

‘Salvados’ inicia este domingo,24, en La Sexta (21.30 horas) una nueva temporada con la que, según Gonzo, su presentador, se sienten muy ilusionados. Porque han hecho grandes logros: hablar con el portavoz del Gobierno talibán de Afganistán, con Barack Obama y Bruce Springsteen, con la activista Greta Thunberg, y le han arrancado unas declaraciones a la vicepresidenta tercera del Gobierno, Teresa Ribera, sobre el precio de la luz. Que, mira por dónde, ha resultado lo más difícil. 

¿Cómo han logrado que les recibiera el portavoz de los talibanes? 

Que es también el ministro de Información. Nos costó. Para llegar a su despacho nos tenía que hacer una prueba, una entrevista, el subsecretario personal. Pero nos metió en una sala con más gente esperando, y a los 15 minutos dijo que podíamos pasar. Nos pareció raro. Cuando salimos, un tío, que hablaba perfectamente el castellano, nos dijo que era de Tarragona, pero cuando le preguntamos su nombre, vaciló y dijo que John. Lo pusieron ahí para ver lo que hablábamos. Esa era la prueba.

¿Y les respondió a todo?

Sí, durante unos 20 minutos pudimos preguntarle lo que quisimos. Además, nos dimos cuenta de que tenía mucho poder, porque esa misma tarde el ISIS se lo intentó cargar. Un terrorista se inmoló en una mezquita, durante el funeral de su madre, y no lo alcanzó a él, pero sí a 14 personas. Estas cosas que pasan en Afganistán: has hablado con un tío por la mañana y por la tarde se lo han querido llevar por delante.

¿Comprobaron que todo lo que se ha invertido no ha servido de nada?

La película que cuenta Occidente tiene muy poco de realidad. Solo se han alcanzado tres o cuatro cosas, como un poco más de libertad para vestir y que las mujeres puedan trabajar e ir a la universidad. Aunque no puede hacerse una cesárea sin el permiso del marido. No puedes cambiar un país que vive anclado en una época que no tiene nada que ver con la cultura occidental. Lo que ha habido es muchísima corrupción. Cada uno ha ido a buscarse lo suyo y se han olvidado de los afganos.

Que son los que sufren la crisis económica.

Empezamos contando eso. En un mercadillo donde la gente vende todo lo que tienen. En Kabul prácticamente casi toda la gente trabajaba para gobiernos o agencias de colaboración extranjeras. O en la universidad o en colegios. Ahora eso no existe. Y muchas familias vivían de los ingresos que traía la madre, que ahora no puede trabajar. Además, hay corralito: solo pueden sacar 200 euros al mes. Es la tormenta perfecta. La falta de seguridad, el miedo. Los que han trabajado para el Gobierno anterior o tienen profesiones liberales son infieles.

¿Hay muchos colaboradores aún allí?

Un montón. Pêdro Sánchez decía que la evacuación había sido exitosa, pero no es así. Lo constatamos con dos cooperantes, un médico y un educador social que se dedicó a explicar a las mujeres que tenían sus derechos. Estos hombres son para los talibanes una amenaza. Y esa gente vive escondida y sin dinero por no poder trabajar. Estaban en la lista para ser evacuados, pero les decían ahora no, y veían cómo otros países sí que sacaban a la gente. Hay una cierta sensación de que han quedado abandonados.

Con las mujeres al menos se hace ruido.

La periodista catalana Mònica Bernabé me dijo que eso de que ahora no se pueden maquillar y llevar tacones es una tontería. Lo único que llama la atención en Occidente. Y me habló de lo de la cesárea. Luego hablamos con una periodista supervaliente, que te cuenta que ser mujer allí es ser la nada. Eres por defecto una pecadora y eso implica que tu padre y tu hermano tienen que decirte lo que tienes que hacer. 

Y esto pasa de generación en generación.

Las mujeres muchas veces son tan machistas como los hombres, por educación. Conseguir que esta mujer vienese a hablar dependió de su valentía y de la amplitud de miras de su padre, que fue periodista durante 40 años en la televisión. Pero tuvo que venir con su padre y hermano. Y con velo. Su padre accedió a que la grabáramos en casa sin él. Pero a la calle tiene que salir vestida como una cucaracha. 

¿Y qué les dijeron Obama y Springsteen?

Era una presentación y ellos estaban allí para hablar de su libro. Pero solo éramos seis medios y sería de estúpido no aprovechar para hacer una pregunta, pese a que pase filtros. Aunque hay una lectura: escuchas la respuesta de Obama sobre lo que significa ser la mayor potencia de la historia y de política internacional, tras ver 55 minutos de cómo se vive en Afganistán. Es contexto. Y no puedes decir que no a tener a Obama en ‘Salvados’ y en La Sexta.


/ Atresmedia

Otro hito: Greta Thunberg hablará primera vez en una tele de habla hispana.  

Íbamos con la duda de cómo respondería una chica de 18 años, con Asperger y que es un icono global, con lo que debe estar hasta las narices de periodistas y cámaras… Y nos sorprendió gratamente. Porque es supernomal. Vino sola, en bici y solo pidió que no hubiera traductor y que fuese en un piso cerca de su casa. No es esa niña enfadada y seria. Aceptó todo lo que proponíamos para la 'promo' y se rió muchísimo en la entrevista, entró en los chistes.

Noticias relacionadas

¿Y cómo tratarán el tema de la subida de la luz? ¿Hablan las eléctricas? 

Sabiendo que el modo en que funcionan las eléctricas no tiene trazas de cambiar, nos planteamos si hay una forma de que los ciudadanos, aprovechando las energías renovables, podamos reducir esa dependencia. Y nos vamos a un pueblo de España, al que le han fastidiado su principal actividad económica del verano, porque les han vaciado el pantano, y a otro de Alemania, donde la gente gana dinero con la luz, porque la vende. Ni las eléctricas ni la patronal ni la vicepresidente tercera del Gobierno han querido hablar. Fuimos a buscarla, y conseguimos que lo hiciera durante cinco minutos. Aunque solo sea para contar por qué no nos da una entrevista para hablar de qué hace el Gobierno para abaratar la luz, ya solo por eso, merece la pena.