Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: El paracaidista debería haber sido el Rey emérito

Bob Pop y Ana Pastor en ‘El objetivo’.

Bob Pop y Ana Pastor en ‘El objetivo’.

2
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

Anonadado Bop Pop ante las imágenes que le pasaba Ana Pastor en ‘El objetivo’ (La Sexta), alucinado ante la sonora pitada y abucheos que le propinaban a Pedro Sánchez la mañana del desfile, tuvo Bob de pronto un destello, una inspiración, y dijo: «A Pedro Sánchez le han pitado porque él ha querido. Podía haberlo evitado de una manera facilísima». Y viendo la imagen del paracaidista volando por los aires, añadió, dando la solución al conflicto: «Tenían que haber lanzado al Rey emérito en lugar del paracaidista. El emérito en paracaídas, con un saco lleno de billetes de 50 euros lanzándolos al público al grito de ‘¡Ahí teneis lo que os debía, ahí tenéis lo que os debía!’. A Sánchez no le hubiera pitado nadie. Habría sido un espectáculo buenísimo». ¡Ah! Estoy con Bob. Habría sido una jornada bien distinta. El público entretenido recogiendo la lluvia de billetes con una inmensa alegría. Es la fórmula clásica: pan y circo. No suele fallar nunca.

Noticias relacionadas

IVÁN REDONDO SE AUTOPROMOCIONA .– A los 10 días justos de su encuentro con Jordi Évole (La Sexta), Iván Redondo ha aparecido en ‘Espejo Público’ (A-3 TV). Novedades, ni una. Pero no ha parado de repetir: «Soy un profesional independiente, y además en estos momentos ¡libre! (...) En mi vida, Pedro Sánchez es el pasado (...) Mi papel es el de un profesional independiente y ¡libre!». Lo recalcó tantas veces que, a pesar de que aseguró que de ofertas de trabajo «hay unas cuantas», la sensación es que no ha encontrado lo que busca. Es curioso, los más de tres millones y medio de parados que hay en este país buscan trabajo haciendo cola en las oficinas del Inem.

Pocas criaturas tienen el privilegio de poder usar la tele para autopromocionarse. Pero los hay todavía con un privilegio mayor: en las altas esferas, y no tan altas, de los partidos, hay políticos y ‘tutti quanti’ de sobrevenidos que no han tenido que buscar empleo nunca. Llevan años de cargo en cargo. Recuerdo que en junio de 2012 les conté aquí lo que advirtió Manuel Milián Mestre, en una entrevista que le hizo Évole en La Sexta (‘Salvados’): «En política se imponen los mediocres. No se prospera por meritocracia, se prospera por mediocridad». O sea que, de entrada, el mérito es ser mediocre. Y yo añadiría que luego, para prosperar más, hay que demostrar ser un buen monaguillo. Así nos va, amiguit@s.