Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: TVE Catalunya ¿hay hoja de ruta?

Oriol Nolis, en el ‘TD fin de semana’ , en 2018.

Oriol Nolis, en el ‘TD fin de semana’ , en 2018.

2
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

Sigue le remodelación del organigrama de TVE. La noticia de ahora mismo es el nombramiento de Oriol Nolis como director de TVE Catalunya. Recuerdo bien a Nolis, cuando presentaba los telediarios en TVE-1. Nada tengo anotado en mi cuaderno que le pueda reprochar.

Siempre imprimió un sello de seriedad en los informativos que le tocó conducir. En lo personal no sé si felicitarle ante el cargo que asume: pasar de hacer pantalla y periodismo, a tener que encerrarse en un despacho y navegar entre números, es un cambio peliagudo. En cualquier caso le deseo toda la suerte del mundo. Creo que la pregunta que hay que hacerse ahora es si, además de este nombramiento, hay también hoja de ruta. O sea, ¿existe algún plan para que TVE Sant Cugat deje de ser el 'canalet' de irrelevancia manifiesta desde tiempo inmemorial en Catalunya?

Noticias relacionadas

A mi juicio deberían tomarse de entrada algunas medidas, semánticas incluso. Erradica,r por ejemplo, eso de centros territoriales, que suena aquello de viajamos a provincias, tan casposo y tan antiguo. Ahora lo camuflan con el nombre Centro de Producción de Catalunya, parche lingüístico que se inventó tiempo atrás con fines mercantilistas, para rentabilizar la notable estructura de Sant Cugat y para que fuera también centro de producción para toda TVE. Eso se ha cumplido muy poquito. Pero en todo caso, el plan debería ser producir a fondo para TVE Catalunya, y para que esto ocurra hay que organizar contenidos exclusivamente pensados en catalán y para Catalunya. O se que la política de desconexiones debería ser al revés, y abandonar el actual sistema que consiste en desconectar de la TVE estatal solo unos ratitos al día para incrustar cositas en catalán como quien da una limosna a la autonomía.

Ya hace tiempo que perdimos la esperanza de que la tele ubicada en Sant Cugat compita con la ubicada en Sant Joan Despí. En 2013 un grupo catalán estudió comprar 8TV y transformarla en la alternativa a TV-3. El diseño económico era de 60 millones de euros anuales y calcularon un 'break even' a cinco años vista. En el caso de Sant Cugat la inversión sería muy menor dada la potente infraestructura de que disponen. Pero tampoco es el caso. En la famosa mesa de diálogo política, este debe ser uno de los pocos temas en que hay consenso absoluto. Aunque con protagonistas y partidos distintos, aquel pacto secreto del Majéstic de 1996 sigue intocable.