Cambios en la audiencia infantil

El Super 3: del éxito arrollador a la revolución para "reconquistar a los niños catalanes"

"La mitad de los pequeños ya no ven la televisión", asegura Sigfrid Gras, jefe de Programación y Contenidos de TV-3

Imagen del programa del Super 3 ’Mic’. 

Imagen del programa del Super 3 ’Mic’.  / TVC

6
Se lee en minutos
Marisa de Dios
Marisa de Dios

Periodista

Especialista en series y programas de televisión

Escribe desde Barcelona

ver +

A los catalanes que pegaron el estirón en los años 90 todavía les cuesta pronunciar 'Bola de dragón' en lugar de 'Bola de drac' y aún les choca escuchar la canción de Doraemon en castellano. La serie de Son Goku y la del gato cósmico fueron dos de los puntales de la parrilla en los primeros tiempos del 'Club Super 3', el programa con el que merendaba la gran mayoría de la joven audiencia de aquella década, en la que cerca del 90% de los niños veían la tele sobre todo en catalán. Hoy en día el panorama es muy diferente y el Super 3 es el canal infantil menos visto en Catalunya (4,3% de 'share' en junio entre la audiencia de 4 a 12 años), por detrás de Disney Channel (5,9%), Clan (9%) y Boing (15,9%).

Lejos quedan las multitudinarias Festa dels Supers, que llegaron a congregar en el 2017 a 400.000 personas en Montjuïc y que han ido perdiendo fuelle desde que pasaron a ser itinerantes, y no digamos ya míticos personajes como el parlanchín teléfono Tomàtic, Nets, Noti y Petri, a los que luego cogieron el testigo Ruïnosa, Krust y la Supermà. Ahora también ha pasado a la historia La Família del Super 3, que se despidió el pasado sábado de forma definitiva después de 15 años siendo la imagen del canal. "Todo tiene ciclos, y en la tele más. Tenemos que buscar nuevos referentes, nuevas fórmulas y modelos de ficción", justifica Sigfrid Gras, jefe de Continguts i Programes de TV-3, que avanza una renovación del canal a partir del próximo enero que comienza ya con la búsqueda de unos sustitutos para Pati Pla y compañía.

El directivo reconoce que "la competencia de otros canales en abierto y de las plataformas" así como "los problemas presupuestarios" de TVC les han pasado factura en los últimos tiempos. "Hace años, 'Bola de drac' o 'Doraemon' estaban a nuestro alcance, pero ahora no lo estarían", explica respecto a la dificultad para conseguir los derechos de las series con más tirón del momento. ¿Y cómo puede competir el pequeño David del Super 3 frente al todopoderoso Goliat del 'streaming'? Pues sacando partido de su gran baza, "la de la proximidad".

"La única alternativa en catalán"

"Tenemos el club más grande de Europa, conocemos a nuestros niños y podemos hacer acciones de marketing y sacar a nuestras nuevas figuras a la calle", recalca, con las vistas puestas a "reconquistar a los niños catalanes que el canal ha perdido". "Somos la única alternativa que tienen en catalán y tenemos la obligación de defender el idioma", afirma Gras que, entre las nuevas apuestas del canal, adelanta que habrá algún programa para "recuperar los referentes musicales en catalán".

Para lograrlo, la estrategia del Super 3 irá encaminada hacia "un proyecto de ficción más transversal y pensado en digital". "Ahora compramos para la TDT y luego lo colgamos en digital, y a partir de ahora se hará al revés. Eso no quiere decir que nos olvidemos de la TDT, sino que con todos los contenidos de elaboración propia o asociada que compramos haremos una estrategia digital pensando en qué plataforma lo queremos distribuir", subraya. Porque a medida que el Super 3 iba perdiendo audiencia en el canal lineal, la iba ganando en digital, una tendencia que también han experimentado canales como Boing y Clan. Su mejor año ha sido el 2020, con 42,4 millones de reproducciones (22,2 millones en TV3alacarta y 20,1 en Youtube), muy por encima de los 14 millones del 2017.

Consumo "más intuitivo"

En este sentido, Gras apunta un dato importante que manejan en TV-3: "El 50% de los niños ya no miran la televisión". Es una realidad que corroboran las audiencias (el único canal infantil que frena parcialmente la caída es Boing) y Elena Neira, profesora de los estudios de comunicación de la UOC y especializada en nuevos modelos de distribución audiovisual. "De hecho, ya estamos educando así en gran medida a los niños porque el pasatiempo principal se ha convertido en el móvil y las tabletas", recuerda. "Están creciendo en un consumo audiovisual mucho más intuitivo y cercano, con mucho control sobre la pantalla", añade. "La tendencia que vemos es que los pequeños quieren ver una serie determinada y si no se la ponen en la tele en ese momento, se van al botón rojo de la cadena [donde encuentran la programación a la carta], a la tableta, al móvil o a Youtube", certifica Yago Fandiño, director de Contenidos Infantiles de RTVE.

La otra alternativa son, cómo no, las plataformas, cada vez con más producción propia y con una gran fuerza económica para hacerse con las series más codiciadas entre los chavales. "Con los niños, la animación enlatada está experimentando el mismo viaje que vivió la ficción para adultos en televisión. Ver una serie en una cadena te puede resultar muy antipático por la publicidad", reflexiona Neira, que recuerda que "Disney tiene previsto cerrar en los próximos meses la gran mayoría de sus canales infantiles porque quiere que todo pase por su plataforma".

Consumo adictivo

Noticias relacionadas

Con el 'streaming', además, los niños tienen el poder de decidir qué ver y cuándo verlo, y cada vez les suena más al Paleolítico que sus padres no tuvieran otra alternativa que estar frente al televisor a una hora determinada para disfrutar de su serie favorita. Eso tiene sus ventajas, pero también sus riesgos. "Del mismo modo que con los adultos, en las plataformas los contenidos para menores se estrenan en bloque (la temporada entera). Y el consumo bajo demanda tiene un potencial adictivo mucho mayor que el lineal e impulsa muchas más horas de visionado", advierte Neira.

Las coproducciones como salvadoras

Desde su nacimiento en 1991, el 'Club Super 3' ha contado con grandes 'hits' infantiles como 'Bola de drac', 'Dr. Slump', 'Doraemon', 'Bob el manetes', 'Shin Chan', 'Pingu', 'Els teletubbies', 'Les tres bessones' y, más recientemente, 'Ladybug'. Pero hace ya tiempo que la hucha de TV-3 no está para tirar cohetes. Es ahí donde han entrado en juego las coproducciones, que se han convertido, por momentos, en salvadoras, y que actualmente representan el 15% de la programación del canal (junto a producción propia y asociada). Es el caso, por ejemplo, de uno de los programas con más fieles del Super 3, 'Manduka', con 1,5 millones de reproducciones en el 2020 en TV3alacarta y Youtube. Aunque la gran estrella del canal sea de producción propia como el 'MIC', lo más visto 'online' con 16,8 millones de reproducciones en el 2020, seguido del informativo 'Info K', con 2,5 millones. "Toca buscar colaboraciones", explica Sigfrid Gras. Coincide con él Yago Fandiño, de RTVE. "En Clan tenemos acuerdos con Viacom ['Bob Esponja'] y productoras europeas como EOne ['Peppa Pig'], pero en los últimos años hemos ido apostando cada vez más por las coproducciones. Por un lado, nos proporcionan contenido y, por otro, impulsan la industria española", destaca, poniendo como ejemplos títulos que les están funcionando muy bien como 'Momonters' y 'Rocky Kwaterner', éxitos que esperan repetir con las 10 coproducciones nuevas que tienen actualmente en marcha.