TÚ Y YO SOMOS TRES

La crítica de Monegal: Preguntas no formuladas al mayor Trapero

La crítica de Monegal: Preguntas no formuladas al mayor Trapero
2
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

No le quiero restar mérito a la entrevista que Fàtima Llambrich ha conseguido del mayor Josep Lluís Trapero. Sería por mi parte mezquino. Como todo buen policía, Trapero habla poco de cara a la galería. No es aficionado a hacer posturas televisivas, cosa que dice mucho en su favor. Haber logrado ahora que se siente frente a las cámaras a contestar preguntas, después de cuatro años de silencio prudente y absoluto, tiene incuestionable relevancia periodística.

Seguramente el momento estrella del encuentro ha sido cuando Fàtima le preguntó: «Si le llama el 'president' y le dice que tiene intención de volver a hacer un referéndum no pactado ¿usted qué posición adoptaría?». Y la respuesta estrella ha sido: «Posicionamiento, el mismo. Al lado de la ley. Si fuera un referéndum ilegal sería la judicatura, la fiscalía, la que nos daría instrucciones». Como golpe de impacto ha sido interesantísimo. Al igual que otro que le formuló después, sobre el 1-O: «¿Hubiera cambiado alguna cosa del dispositivo?», y su respuesta: «No fueron decisiones que tomé de forma personal».

Noticias relacionadas

Éramos un equipo de trabajo». ¡Ah! Son cuestiones oportunas, pero creo que no podemos llegar a la profundidad del contenido sin hacer otras preguntas. Fundamentalmente: ¿Quién estaba al mando, a la cabeza, de la operación policial del 1-O? Eso no ha quedado claro ni en el juicio. Cuando la máquina policial se pone en marcha siempre hay un mando único que da las órdenes oportunas. Y no hace falta ser un gran experto en acciones policiales para definir esa jornada como un desastre policial absoluto. Incompetencia total en la interceptación de las urnas; llegada a los colegios tarde y mal, cuando ya estaba dentro la ciudadanía; apaleamientos y cargas intolerables contra la población civil...

¿Quién fue el responsable máximo del diseño de este operativo? Al margen de las ideas políticas de cada uno, al margen de lo que podamos opinar personalmente sobre si la policía debía o no debía intervenir el 1-O, el hecho es que intervino. Y estando frente a un excelente jefe de policía, creo que estas preguntas sobre esa acción policial habrían sido oportunas. Otra cosa es que las imágenes de tan desastrosa acción operativa hayan servido como excelente pasaporte internacional victimista del 'procés'. Esa es otra cuestión, que debería trasladarse a los políticos, incluso a nuestro gremio, dicho con reservas, del periodismo.