Segunda temporada

'El vecino', un superhéroe manipulado por la política en Netflix

Fran Perea se suma a la serie en su segunda y última temporada, que llega este viernes

Quim Gutiérrez, en ’El vecino’.

Quim Gutiérrez, en ’El vecino’. / NETFLIX / MARÍA HERAS

3
Se lee en minutos
Marisa de Dios
Marisa de Dios

Periodista

Especialista en series y programas de televisión

Escribe desde Barcelona

ver +

Los estadounidenses llevan años vendiéndonos la perfección con unos superhéroes que, como mucho, dejan entrever de vez en cuando alguna debilidad. En España, en cambio, somos más aficionados a sacar punta de los defectos, hasta tratándose de personajes cuya misión (en principio) sea salvar el mundo. Es lo que hace 'El vecino', la serie de Netflix basada en el cómic homónimo del guionista Santiago García y el dibujante Pepo Pérez, una mezcla entre 'El gran héroe americano' y 'Superlópez' impregnada de un humor castizo que estrena este viernes 21 de mayo su segunda y última temporada en la plataforma.

"Esta temporada no es sencilla para Javier, tiene más flancos", asegura Quim Gutiérrez, el actor que da vida al desastroso treintañero protagonista que recibe los superpoderes de un extraterrestre antes de morir convirtiéndose en Titán. "Antes luchaba contra su propia estupidez y ahora lo debe hacer contra la maldad o la adversidad de los otros", explica, aludiendo a los múltiples rivales que se le presentan a su personaje en los ocho nuevos episodios: Lola (Clara Lago), su exnovia que está demostrando que también podría ponerse el disfraz de superhéroe; Tucker (Javier Botet), un misterioso funcionario dispuesto a encontrar al verdadero Guardián; Fran Perea, contratado para hacerse pasar por Titán para conseguir los JJOO para Madrid, y una alcaldesa (Gracia Olayo) dispuesta a todo para colgarse la medalla de que la llama olímpica llegue a la capital española, manipulando a Titán a su antojo.

Las bromas referentes al exitoso pasado de Perea en 'Los Serrano' son constantes, con lo que el actor hace una autoparodia de sí mismo. "Poder hacer tú lo que has visto hacer tantas veces a los americanos con personajes emblemáticos es fantástico. Te ríes de cosas que te tomaste muy a pecho en otras épocas de tu vida y ahora las miras con distancia y piensas que nada es tan importante", señala el también cantante, uno de los fichajes de esta segunta temporada, en la que se ha sustituido a Nacho Vigalondo ('Los cronocrímenes') en la dirección por Ernesto Sevilla (‘La hora Chanante’), Víctor García León, Raúl NavarroMar Olid.

La Policía del Karma

Noticias relacionadas

En los nuevos capítulos gana peso el dúo femenino, Lola y Julia (Catalina Sopelana), con una trama propia como justicieras enmascaradas, la Policía del Karma. "Son menos egoístas que los chicos, pero también son muy torpes a la hora de planificar y ejecutar sus misiones", adelanta Lago, que valora que 'El vecino' use el humor para hacer crítica social. "La serie refleja a gente que está viviendo de forma bastante precaria y otro tipo de realidades de denuncia social, como el auge de las casas de apuestas", un emporio que centró la trama de la anterior entrega. "Es vergonzoso que se promocionen con tanta impunidad, que las pongan enfrente de institutos para captar a gente muy joven", denuncia la actriz.

La combinación de superpoderes y costumbrismo sigue estando muy presente, y es precisamente la gran baza que tiene la serie para darle su toque personal a un tema en el que es imposible competir con las superproducciones de Marvel. "Si intentamos hacerlo igual que ellos no vamos a ganar nunca, pero haciéndolo a nuestra manera y con ese constumbrismo tan cañí, ahí es donde está la magia", reconoce Adrián Pino, que repite como el perenne opositor José Ramón, el amigo leal del que se sigue aprovechando Javier. Gutiérrez, sin embargo, justifica la actitud de su personaje. "Javier no es tonto, sino cómodo. No es que no sepa resolver las situaciones y lidiar con los conflictos, es que no le motivan lo suficiente como para buscar soluciones. Y no es que trate de fastidiar a los demás, sino que cuando hay una posibilidad de que algo le beneficie, va de cabeza a por ello".