Compiten en Amazon

Yolanda Ramos y Arévalo: "Un buen cómico sufre"

Los dos humoristas participan en el concurso de Amazon Prime Video 'LOL: si te ríes pierdes'

Yolanda Ramos, en ’LOL: si te ríes pierdes’.

Yolanda Ramos, en ’LOL: si te ríes pierdes’. / AMAZON PRIME VIDEO

Se lee en minutos
Marisa de Dios
Marisa de Dios

Periodista

Especialista en series y programas de televisión

Escribe desde Barcelona

ver +

Yolanda Ramos y Arévalo son dos de los cómicos que compiten en 'LOL: si te ríes pierdes', el nuevo concurso de Amazon Prime Video en el que 10 humoristas están encerrados en una casa, al estilo 'Gran hermano', y tienen que aguantar la risa frente a las provocaciones de sus compañeros, entre los que están Sílvia Abril, Edu Soto, El Monaguillo, David Fernández, Paco Collado, Carolina Noriega, Rossy de Palma y Mario Vaquerizo. El ganador de este 'show' capitaneado por Santiago Segura se lleva 10.000 euros para la oenegé que él elija.

Una de las bases de 'LOL: si te ríes pierdes' es la improvisación. ¿Pero entraron a concursar con alguna estrategia, o en un programa como este en el que están vigilados por 50 cámaras no sirven de nada las planificaciones previas?

Yolanda Ramos: Yo es que no soy nada de estrategias. Es más, ya sabía que cuando viera a todo el elenco, cualquier estrategia que tuviera preparada se me iba a ir a la porra. En este concurso, al final te olvidas de todo, de las cámaras, y lo único que quieres es no reírte. Si llevas una estrategia, también se te olvida.

Arévalo: Íbamos con nuestras armas, que era la comicidad de cada uno. Nos dieron la posibilidad de llevar cosas guardadas, y yo tenía en el armario algunas, pero como éramos 10 llegaba un momento en el que te desconcertabas.

El programa es originario de Japón y ha tenido versiones en Italia (donde es la producción más vista de Amazon), Alemania, México, Australia, Francia y la India. El español se ha estrenado a nivel mundial gracias a la plataforma, ¿pero creen que el humor que ustedes hacen es universal, que se entenderá en todas partes tanto como aquí?

Yolanda Ramos: En el caso de España hay un desgarro en los cómicos de nuestro país y una manera de hacer tan universal, que yo creo que se va a reír todo el mundo. No son cosas locales, sino muy chorras, que es de la manera que llegas a la gente. Tampoco hay ingredientes que puedan sentar mal, sino esa cosa descarnada de intentar hacer reír sin importarte nada, que es como desnudarte. Hay un punto de generosidad por parte de todos los cómicos que estaban ahí.

Arévalo: Tenemos que recordar que muchos cómicos ingleses, entre ellos Benny Hill, venían aquí a copiar cosas de los españoles. Vino a ver a Andrés Pajares, a mí, y no nos lo ocultó nunca. Y luego a mí me llamaban el Benny Hill español...

¿Se transforman radicalmente cuando se suben a un escenario o hay mucho de ustedes cuando se muestran de cara al público?

Arévalo: Yo soy muy serio, demasiado serio. Pero es que el humor es serio. Nosotros la profesión la desarrollamos en el escenario y en los momentos oportunos.

Yolanda Ramos: Para hacer buen reír tienes que ser muy observador y muy consciente de lo que hay a tu alrededor, conocer mucho al ser humano, y eso implica muchas veces sufrimiento. Para empatizar con el alma del ser humano, ya sea para hacerlo reír o para hacerlo llorar, tienes que conocerlo y conocer al ser humano implica sufrimiento. Yo creo que un buen cómico sufre.

La recompensa la obtienen con el cariño del público.

Yolanda Ramos. Por supuesto, pero hay algo de lo que la gente no es consciente. Tú haces drama y ya eres artista y estás considerado como tal, pero si haces comedia no. Yo considero que mis compañeros son artistas, y eso implica serlo desde que te levantas hasta que te vas a dormir.

¿Quisieron ver las otras versiones del programa para tener referencias?

Noticias relacionadas

Yolanda Ramos: Yo no quise. A mí no me ayuda ver los trabajos de otra gente. No me hace falta ver a los demás.

Arévalo: Yo no es que sea un estudioso del humor, pero a mí el humor alemán no me hace ninguna gracia. Vi el anglosajón, y se tiraban de tartazos... El americano es un tipo que se ríe de cualquier cosa, son como niños grandes.