TÚ Y YO SOMOS TRES

La crítica de Monegal: El collar de mando en TV-3 ¿quién se lo lleva?

Paula recibe el collar de la tribu Polkot.

Paula recibe el collar de la tribu Polkot.

Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

Veo en el TN migdía (TV-3) el reparto final de las 14 conselleríes. Veo poco después, en el 'Tot es mou', que ya adelantan nombres y caras como posibles consellers y conselleres. Pero no he visto a nadie en ningún sitio que nos cuente quién se lleva el collar de mando de TV-3 en este prorrateo de poder tan magnífico. Hombre, desde que el procés existe la única estructura d’Estat que ha funcionado a las mil maravillas es la que tiene su sede en Sant Joan Despí. Eso es indiscutible. Su labor inductiva de agitación y propaganda sobre la feligresía, ha sido de una eficacia colosal. TV-3 ha desbancado con todo merecimiento al ensemble que hasta ahora pasaba por ser el más importante grupo 'cheerleader' del mundo: las famosas Dallas Cowboys Cheerleaders (Las vaqueritas de Dallas) de la National Football League.

Noticias relacionadas

Esta falta de noticias sobre quién se lleva el collar de mando de TV-3 demuestra que es un tema principalísimo. Todo lo que es importante de verdad se mantiene siempre en la opacidad más absoluta. En sociedades menos modernas no se actúa así. La noche anterior a ese reparto del poder Jesús Calleja (cadena Cuatro) se llevó a Kenia a la estupenda actriz y modelo Paula Echevarría. Adentrándose en la sabana pudieron llegar hasta la tribu Pokot. ¡Ah! Los Pokot son probablemente los indígenas más antiguos de Kenia. Más que los Másai. Es gente dura. Llevan siglos sobreviviendo a la modernidad del mundo. Lo primero que hicieron al ver a Paula fue llamar al líder de la tribu. Y el líder mandó que le colocasen el hermoso collar de la iniciación. No era un collar de mando. Es una forma de decirle: eres bienvenida, aprende a vivir con el collar de los Pokot. O sea, que si Paula prospera y se identifica con la tribu quizá un día le cambiarán el collar y le pondrán otro con mayor poder ejecutivo. La diferencia de los Pokot es que todo lo hacen a la vista. No se esconden. Todo es compartido por el resto de la tribu.

Han entrevistado a Joan Tardà este mediodía en 'Planta baixa', y a la vista del pacto político conseguido arrugaba la nariz. Decía, reafirmándose en lo que ya advirtió días atrás en 'Café de idees' (La 2): "Sería horrible que este gobierno se convierta en un Vietnam cada día". Podría haber otra horripilancia añadida. Que el collar de mando de TV-3 siga sirviendo para contarnos el encarnizado Vietnam como si fuera la inofensiva tomatina de Buñol. Relato y cuento se funden. Es la fantasmagoría.