La explotación de un formato televisivo

Mediaset y Tele-5, o las emociones como negocio obsceno

  • La exposición pública de las miserias humanas ha sido una constante en los programas de la cadena

  • Famosos y colaboradores se han convertido según el momento en víctimas y verdugos, en críticos o en criticados

  • Tras la emisión de 'Rocío: contar la verdad para seguir viva',  'Sálvame' anuncia el cese de la vinculación laboral con Antonio David Flores

Rocío Carrasco en la docuserie de Tele 5  ’Rocío, contar la verdad para seguir viva’.

Rocío Carrasco en la docuserie de Tele 5 ’Rocío, contar la verdad para seguir viva’.

5
Se lee en minutos
Joan Maldonado

Las revelaciones y confesiones de Rocío Carrasco en Tele-5 sobre los supuestos malos tratos físicos y psíquicos sufridos durante y después de su relación con Antonio David Flores no por tristemente habituales han dejado de sorprender e indignar. El relato de un intento de suicidio, de la pérdida de relación con sus hijos, de agresiones físicas y verbales ha levantado una nueva ola de solidaridad y sororidad y ha encendido de nuevo el debate de la persistente e inmutable violencia machista

Pero para Tele-5, la emisión de la primera parte del documental 'Rocío: contar la verdad para seguir viva' ha supuesto un nuevo e incontestable éxito de audiencia con 3,7 millones de espectadores y un 33,2% de cuota de pantalla. El ‘show’ presentado por un grave Jorge Javier Vázquez llegó a ser visto en algún momento por 9.597.000 personas, según datos de Barlovento Comunicación.  

Con la emisión de 120 anuncios, a 30.000 euros según tarifa de Tele-5, Mediaset recaudó en los 120 minutos de duración del reportaje la nada despreciable cifra de 3,6 millones de euros. Un buen negocio, y es que de eso se trata, de hacer negocio. 

Antonio David en 'Sálvame'.

/ TELECINCO

Un negocio basado en la exhibición de las virtudes y miserias personales de personajes públicos o más o menos famosos que un día tras otro pueden ser criticados y denostados, como la propia Rocío Carrasco lo ha sido por su exmarido durante años en los programas de la cadena, o una noche convertirse en el protagonista absoluto y ser elevado a los altares o bajar a los infiernos, como le ha sucedido a Antonio David, fulminantemente ‘despedido’ por Tele -5 tras la emisión del documental. 

'Esta noche cruzamos el Mississippi' y 'La Noria'

Desde sus inicios, Mediaset, y en concreto su canal estrella Tele-5, han mostrado siempre una especial querencia por la exhibición de la ‘víscera’, en palabras del crítico de televisión de EL PERIÓDICO, Ferran Monegal

La Veneno.

/

Programas donde el morbo, el sensacionalismo, el titular grueso y el escándalo fingido o directamente buscado han sido norma. Cabe reseñar muy especialmente en ese aspecto 'Esta noche cruzamos el Mississippi' (1995-1997), presentado por el periodista Pepe Navarro, y el juicio paralelo que durante semanas hizo del crimen de Alcàsser, o la mofa y el escarnio, más o menos evidentes, que hizo de personajes como la Veneno. Y la 'La Noria', con la polémica que supuso la entrevista, mediante pago, con la madre de 'el Cuco', el menor implicado en la desaparición de Marta del Castillo en 2009. 

Un pionero ‘Aquí hay tomate’ y un posterior ‘Hormigas blancas’, con un pletórico, extrovertido y cada vez más popular Jorge Javier Vázquez, empezaron a mostrar y a tratar de otra manera a los hasta el momento venerados y respetados personajes del papel cuché o de la prensa rosa.

Gran Hermano' y 'La isla de las tentaciones'

Espacios en los que la cosificación de la mujer y las actitudes machistas y tóxicas estaban muy presentes. Las populares Mamachicho y su inefable coreografía en 'Tutti frutti' y 'Las noches de tal y tal’, en las que un Jesús Gil con crucifijo de oro al cuello comentaba la actualidad desde un jacuzzi rodeado de exuberantes jóvenes en biquini. O los 'dating show' de ligoteo fácil ‘Contacto con tacto’, con Bertín Osborne, y 'Me quedo contigo', con Jesús Vázquez, donde se invitaba a varios hombres a elegir entre dos o 20 mujeres según el espacio.

Fani y Christofer, pareja mediática de 'La isla de las tentaciones'.

/

Programas como 'Gran Hermano', que también buscó y abusó de situaciones y momentos dantescos y denunciables, con el triste y ya histórico episodio de la expulsión de Carlos ‘el Yoyas’ Navarro por violencia verbal y física contra Fayna Bethencourt en la edición de 2001 y especialmente con el caso de Carlota Prado, la joven presuntamente violada por otro concursante, suceso que se encuentra en los tribunales.

'Animales nocturnos', con Cristina Tárrega, donde hicieron sus primeros pinitos personajes que luego pasarían a formar parte de la plantilla habitual de la cadena y en el que ya se practicaba el ‘y tu más’ , ‘Hombres mujeres y viceversa’, espacio recientemente cancelado por sus bajos índices de audiencia, pero en el que durante 13 años los celos, lloros, recriminaciones, traiciones, gritos, rivalidades y estereotipos de género han formado parte del guion habitual. O 'La isla de las tentaciones', última sensación de la cadena con resultados de audiencia más que estimables, donde directamente se invita e incita o a varias parejas a la infidelidad y a la traición en vivo y en directo. 

'Sálvame'

Pero por encima de todo y de todos el magacín ‘Sálvame’, mascarón de proa de la cadena y banderín de enganche de miles de espectadores, donde el rifirrafe sentimental hace años que alimenta el programa.

Jorge Javier, ayer en 'Sálvame'.

/ Telecinco

Noticias relacionadas

Belén Esteban, Jesulín de Ubrique, Carmen Janeiro, Nuria Bermúdez, Karmele Marchante, Rosa Benito, Raquel Bollo, Kiko Matamoros, María Lapiedra, Rafa Mora, el propio Antonio David Flores, Mila Ximénez, Lydia Lozano, Chelo Cortés, María Patiño, Anabel Pantoja, Ortega Cano, Gloria Camila, María Teresa Campos, Terelu Campos su hermana y su hija, y tantos otros, son personajes de efímero recuerdo y fugaz paso por el programa de Tele-5. Sin olvidar a Isabel Pantoja y a todo su clan, Kiko Rivera, Irene Rosales, Isa Pantoja, Omar Montes o Agustín Pantoja, que han protagonizado desde hace mucho tiempo memorables tardes y noches de la cadena, con audiencias gigantescas y el consiguiente día feliz en la tesorería. 

Personajes que se alimentan y retroalimentan, que un día son juez y al otro parte. Víctimas o verdugos. Que acusan o son acusados, que una semana critican y al día siguiente son criticados en un desfile que los lleva por los diferentes platós de la cadena hasta la extenuación por el bien de la audiencia y del negocio. Y es que, como dijo en su día Paolo Vasile, consejero delegado de la cadena, “nosotros hacemos televisión para los anunciantes“.

Temas

Telecinco