Los secretos de su nueva serie

'El inocente' Mario Casas vive una pesadilla en Netflix

El director Oriol Paulo y la productora Sandra Hermida hablan de la nueva serie del reciente ganador del Goya

Mario Casas, en ’El inocente’.

Mario Casas, en ’El inocente’. / NETFLIX / QUIM VIVES

3
Se lee en minutos
Marisa de Dios
Marisa de Dios

Periodista

Especialista en series y programas de televisión

Escribe desde Barcelona

ver +

Oriol Paulo, el director de películas como 'Durante la tormenta' y 'El cuerpo', ya había trabajado con Mario Casas en 'Contratiempo', donde el personaje del reciente ganador del Goya por 'No matarás' sorprendía al final del filme con un radical giro de guion. Ahora vuelven a repetir tándem en 'El inocente', la miniserie de Netflix llamada a ser uno de los nuevos éxitos de la plataforma que se estrena el próximo 30 de abril y en la que el actor de 'El fotógrafo de Mauthausen' se verá inmerso en una pesadilla por culpa de un oscuro capítulo de su pasado.

Basada en la novela homónima de Harlan Coben (que ha colaborado con Netflix en títulos como 'No hables con extraños', 'Safe' y 'Bosque adentro'), 'El inocente' parte de una tragedia, una pelea nueve años atrás que acabó accidentalmente con un muerto, para encaminarse hacia un mal sueño cuando el protagonista, Mateo Vidal (Casas), recibe una desconcertante llamada de su mujer, Olivia (Aura Garrido), justo cuando están a punto de iniciar una nueva etapa de su vida en común. "Es una serie que al final acaba hablando del peso del pasado y de la búsqueda constante de una segunda oportunidad, que muchas veces abre la puerta a fantasmas del pasado", avanza a EL PERIÓDICO Paulo, que con este proyecto debuta como 'showrunner', tras haber dirigido títulos televisivos como 'Nit i dia' y haber ejercido como guionista en series de TV-3 como 'El cor de la ciutat' y 'Majoria absoluta'.

El realizador catalán tuvo ocasión de reunirse con Coben en Nueva York para plantearle su visión de la historia. "Sentí un flechazo instantáneo por su material" reconoce Paulo, que vio en la trama de la novela temas recurrentes de su filmografía. "El mundo de Harlan y el de Oriol y su visión narrativa tienen muchas coincidencias", corrobora Sandra Hermida, productora de la serie y habitual colaboradora en las películas de Juan Antonio Bayona, que repite trabajando con Paulo después de 'Contratiempo' y 'Durante la tormenta', que arrasaron en el mercado chino, algo que al director todavía le sigue sorprendiendo.

Una Barcelona muy reconocible

El flechazo no impidió que Paulo incorporara unas cuantas variaciones a la trama original. "La principal es que la serie es mucho más coral. La novela estaba más focalizada en los personajes de Mat [Casas], Lorena [Alexandra Jiménez, en el papel de una concienzuda policía] y Olivia [Garrido], y nosotros la hemos abierto y ampliado", afirma. Lo que lógicamente no puede desvelar es si el desenlace es muy distinto al de la novela. Los 'spoilers' matarían la intriga que avanza capítulo a capítulo.

También optó por ambientarla en Barcelona, muy reconocible en las imágenes, y no en el EEUU que planteaba el libro, que estaba salpicado de una "iconografía muy americana, como congregaciones católicas muy específicas que aquí es difícil que reconozcamos". "Oriol tenía la voluntad de arraigarla en España y no dejarla en ese sitio fílmico geográficamente indeterminado donde a veces dejamos el género del 'thriller', en el que nunca sabes exactamente dónde está pasando la historia", recalca Hermida.

Oriol Paulo, Mario Casas y Ana Wagener, en el rodaje de 'El inocente'.


/ QUIM VIVES

Noticias relacionadas

En los ocho capítulos de 'El inocente' también participan otros actores que ya habían aparecido en anterios filmes de Paulo, como Jose Coronado, Ana Wagener, Anna Alarcón y Xavi Sáez, e intérpretes con los que le "apetecía mucho trabajar", como Juana Acosta, Martina Gusmán, Miki Esparbé, Gonzalo de Castro y Susi Sánchez. "La serie es muy poliédrica, tiene muchos personajes, muchas tramas y muchos ángulos", adelanta Hermida sobre una ficción en la que cada episodio es como "una minipelícula en sí misma", según Paulo.

Como muchos otros rodajes, la grabación de 'El inocente' estuvo paralizada por el covid durante los meses del estado de alarma. Aunque el equipo también sacó ventajas del parón forzoso. "En ese tiempo, a Oriol le dio tiempo a montar lo que habíamos filmado en los tres cuartos del rodaje que llevábamos. Y cuando volvimos a trabajar teníamos muy claro lo que necesitábamos", recuerda Hermida sobre una miniserie que tiene un final cerrado y de la que no se plantea una continuación.