TÚ Y YO SOMOS TRES

Mensaje 20 días antes de partir

Pau Donés, último encuentro con Évole.

Pau Donés, último encuentro con Évole.

Se lee en minutos

Al igual que ha ocurrido en el circuito cinematográfico, que ha tenido un seguimiento magnífico, ahora que Jordi Évole acaba de pasar en La Sexta su conversación con Pau Donés, la audiencia ha sido también superlativa.

Ha multiplicado por dos la media de la cadena. Contaba Évole que fue Pau Donés quien le llamó. Le dijo que le quedaban pocos días de vida y que quería mantener una última conversación con él antes de irse. Y así ha sido.

Primero en una habitación de su casa de la Vall d’Aran, y luego sentados en un prado aledaño, con los Pirineos al fondo de testigos. Decía Donés, sin exteriorizar ni un gramo de dramatismo: «Simplemente quería acabar mis días dando la imagen normal que tenemos las personas que nos encontramos así». Lo consiguió. Nos regaló la imagen de un hombre que se va sin querer provocar la lágrima ni el sentimiento de tragedia. Su entereza ha sido una lección extraordinaria. Solo le hemos escuchado un lamento breve, con sordina, cuando mirando a través de la ventana, dijo: «Si en vez de irme el mes que viene pudiera irme el año que viene.... Si pudiera... vería que el verde está comenzando a subir, vería a los corzos bajar de la montaña, vería desde aquí las hojas que caen, marrones y amarillas, los colores del otoño, y vería cómo comienza a nevar. ¿Por qué no me puedo quedar un poco más? Ésta es mi tristeza».

Te puede interesar

¡Ah! Ha sido ese instante, profundo y emotivo, el único en que Donés expresó un breve reproche al reloj de su vida. Pero todo el resto, toda la conversación, ha sido un canto a la existencia, una formidable reivindicación de lo vivido, con sus aciertos, sus errores, sus baches, y sus muchos momentos felices. 

Ha dejado Évole que hablase. De las pocas preguntas que le formuló, con delicadeza, con acierto, resaltemos una: «¿Cómo te gustaría que te recuerden?». Contestó: «Por mis canciones, no por mí». Y añadió: «Los músicos tenemos que hacer buenas canciones, eso es lo que tenemos que hacer, y no las canciones que quiere que hagamos los del negocio de la venta de discos». ¡Ah! Qué exacta, sagaz, afinada y afilada advertencia la de Pau Donés. Trasciende la música. Vale también para el periodismo. Vale para la televisión. Honestidad informativa. Sin trampas. Honestidad televisiva. Procuremos no olvidar este mensaje de Pau Donés, veinte días antes de partir. Gracias Évole, por hacer que nos llegue tan nítido.