Límites entre ficción y realidad

Daniel Retuerta denuncia acoso por haber sido el traidor de 'El internado'

El actor revela en Twitter que lleva 11 años recibiendo insultos por su papel de malo en la serie de Antena 3

El actor Daniel Retuerta, tercero por la izquierda, posa con el equipo de ’El internado’.

El actor Daniel Retuerta, tercero por la izquierda, posa con el equipo de ’El internado’. / ATRESMEDIA

Se lee en minutos

Juan Carlos Rosado

El actor Daniel Retuerta lleva 11 años soportando acoso e insultos en las redes sociales por haber interpretado al 'malo' de la serie ‘El internado’. Así lo ha denunciado el artista en Twitter, uno de los medios elegidos por los dislocados espectadores que confunden la ficción con la realidad para dejarle claro que no están dispuestos a olvidar su ‘traición’.

Retuerta interpretaba en la seguidísima serie de Antena 3 a Roque Sánchez Navas, uno de los célebres alumnos de Laguna Negra junto con Marcos (Martiño Rivas), Iván (Ion González), Vicky (Elena Furiase) y Julia (Blanca Suárez). A partir de la desaparición de un profesor, se desata una escalada de muertes y acontecimientos misteriosos que desembocan en el descubrimiento de la verdad: Roque es el traidor.

El reciente relanzamiento de la serie con ‘El internado: La cumbre’ ha debido de volver a abrir las heridas de algunos de sus fans más descerebrados. «Tú, enano de mierda. Están haciendo un nuevo Internado. Espero que aquí no se carguen a gente como tú lo has hecho. Desgraciao», escribe una usuaria de Twitter dirigiéndose a Daniel Retuerta.

Te puede interesar

El actor, que ha participado recientemente en la serie de TVE ‘Servir y proteger’, ha explotado tras recibir este mensaje y se ha desahogado con todos sus seguidores: «Si es una persona que confunde realidad con ficción... Hay que asumir que ha visto la serie. Entonces, ¿qué cojones haces hablándole a un muerto?», se pregunta. «También os digo que no es un caso aislado. Son 11 años con mensajes como este. No los publico todos porque llorar todo el rato tampoco es del agrado. Pero no sé, ayer me apetecía compartirlo», concluye.