TÚ Y YO SOMOS TRES

Estas muchachas en flor en breve serán cornudas

Participantes en el festival cornúpeta (T-5).

Participantes en el festival cornúpeta (T-5).

Se lee en minutos

Alegría, excitación, gran contento en Tele 5. Por fin un programa con el que arrasan en 'prime-time' y les permite iniciar la remontada de enero. ¿Y con qué lo han conseguido? ¡Con 'La isla de las tentaciones', el festival cornúpeta del Caribe. ¡Ahh! Con eso son imbatibles. Es lo suyo. Es su ADN. Es su DNI como cadena televisiva. La mandanga de la cornamenta a granel. Lo tienen muy bien estudiado. Echan mano de tantas muchachas y muchachos que aguardan en las mazmorras de Mediaset en espera de destino. Criaturas recolectadas en los infinitos programas anzuelo de la cadena ('Mujeres y Hombres y Viceversa', las distintas 'ratomaquias',  el 'Socialité', los 'Sálvame'...) y seleccionan a cinco parejas –o que hacen ver que lo son– para incentivar su rompimiento y construir un espectáculo enseñando a la audiencia cómo se van poniendo mutuamente los cuernitos. ¡Qué gran trabajo el de Sandra Barneda en el papel de estimuladora del arte cornúpeta! No me extraña que al terminar su jornada laboral se encierre en su domicilio y, cansada de propiciar tanta traición, se ponga a escribir novelitas de amor limpio, y llegue a finalista del Premio Planeta incluso.

Te puede interesar

A las cinco parejitas seleccionadas las instruyen con gran sabiduría. Una pareja de León llega muy acaramelada y dice: «Ella me llama ratón, yo a ella ratona, y ahora todos nos llaman los ratoncitos». ¡Ahh! Ratones con cuernos es una extraordinaria novedad en el mundo de la zoología. A los encargados de romper las parejas –diez pollastres y diez 'vamps' que quitan el hipo– también son perfectamente adiestrados. Un hermoso ejemplar de discoteca que viene de Barcelona decía: «A mí me llaman El Lobo. Busco a mi Caperucita». Y claro, ya se ha filtrado un vídeo por las redes –retirado por incurrir en delito– en el que este Lobo ya aparece fornicando con una Caperucita que ha encontrado enseguida. Pronto nos enseñarán al novio o esposo dando golpes por las paredes con su colosal cornamenta en ristre.

La novedad de esta edición es que han colocado un avisador que se pone rojo y pita cada vez que alguien le está poniendo los cuernos a su pareja. Lo que no dice el detector es quiénes están practicando el kamasutra. O sea, crea una inquietud terrible. Dice Dostoyevski en 'Crimen y castigo': «Los cuernos son un acto de protesta ante un matrimonio rígido». La ventaja de Dostoyevski es que en su época T-5 no existía.

Temas

Telecinco