Demanda laboral

La familia de José María Íñigo culpa de su muerte al amianto de los estudios de TVE

El juicio se celebra este jueves para dilucidar si la prolongada estancia del periodista en el famoso Estudio 1 provocó el cáncer

El periodista José María Íñigo.

El periodista José María Íñigo. / TVE

Se lee en minutos

Juan Carlos Rosado

La familia de José María Íñigo ha llevado a RTVE a los tribunales por creer que su muerte pudo ser debida a una intoxicación con el amianto de los platós. El mítico periodista presentó en 2015 una demanda por este motivo contra la corporación pública, pero no pudo culminarla al morir de cáncer en 2018 con 75 años. Su familia ha retomado la reclamación judicial, que se dilucidará en un juicio previsto para este jueves en los juzgados de lo social de Madrid.

El que fuera presentador de programas como ‘Estudio abierto’ y ‘Esta noche fiesta’ y habitual comentarista del Festival de Eurovisión fue diagnosticado hace cinco años con un mesotelioma pleural, un tumor poco común ocasionado por la exposición prolongada al amianto. La enfermedad podría tener relación con la presencia de Íñigo en el famoso Estudio 1 de TVE en Prado del Rey (Madrid), donde se pasó media vida trabajando como presentador. Esos platós de 1.200 metros cuadrados, que fueron inaugurados en 1964, estaban insonorizados con una cobertura que contenía fibra de amianto, material que podría haber generado el tumor cancerígeno del periodista.

Según publico ‘Diario 16’, en la década de los 70 y 80 "las ovaciones del público provocaban vibraciones en la estructura del plató" que hacían que "una fina 'llovizna' de polvillo grisáceo" cayera sobre los trabajadores allí presentes. Según explica el citado medio, estos peligrosos restos de fibra de amianto fueron durante años inhalados por muchos de los empleados que estaban allí.

Lucha contra el amianto

En los años 60 y 70 no había tanta información sobre los riesgos que entraña la inhalación de este tipo de compuesto mineral, pero en la década de los 80 los responsables de RTVE trataron de solventar el problema. Tras 25 años de esfuerzos infructuosos, decidieron tirar por la calle de enmedio y en 2011 y 2012 derribaron varios de los platós del Estudio 1. Las labores de desamiantado ha continuado hasta hace muy poco.

Te puede interesar

El fallecido periodista, que estaba perfectamente informado de todos estos avatares en la radiotelevisión estatal con el amianto, demandó al ente público para que su mesotelioma pleural fuera reconocido como enfermedad profesional. La muerte le sorprendió tres años después, pero su familia ha tomado el testigo para que se haga justicia con una de las figuras más relevantes del mundo de la televisión.

 

Temas

Amianto