TÚ Y YO SOMOS TRES

Ecografía de un vicepresidente peculiar

Pablo Iglesias en ‘Salvados’ (La Sexta).

Pablo Iglesias en ‘Salvados’ (La Sexta).

Se lee en minutos
Te puede interesar

Trabajo impecable el de Gonzo en su entrevista a Pablo Iglesias ('Salvados', La Sexta). No le ha hecho un simple retrato, ¡le ha radiografiado hasta el alma! ¡Ah! Qué interesante confluencia y superposición de rayos X, ecografía y TAC, combinados, sobre la anatomía de este vicepresidente tan peculiar, tan heterodoxo, hasta podríamos decir tan gubernamentalmente raro. Hay que reconocer, eso sí, que Iglesias se ha dejado. Se ha abierto en canal. Cosa que a algunos ha provocado una gran satisfacción y a otros, al ver la radiografía del personaje, un horroroso espanto. Lo más comentado ha sido la comparación que ha hecho de la situación de Puigdemont en Waterloo, asimilándolo a aquella ingente masa de republicanos que tuvieron que exiliarse huyendo de los fusilamientos y masacres del dictador Franco; y que muchos acabaron hacinados como parias en campos de concentración infectos y miserables. Acaba de decir en 'Tot es mou' (TV-3) la periodista Cristina Fallarás –que no es precisamente una enemiga de Podemos– que esa comparación que ha hecho Iglesias es una barbaridad, y ha añadido: «Una cosa es ir a vivir fuera y otra tener que irse fuera para poder seguir vivo. Deberíamos recordar a Machado, cruzando la frontera a pié, camino de Colliure, con los pies ensangrentados». Ha sido un apunte muy acertado.

       Ha habido otros momentos, quizá hasta más interesantes, en esta velada. «¿Usted se fía de Sánchez? / En política nunca hay que fiarse de nadie (...) ¿Se imaginaba que ser vicepresidente era eso? / Hay cosas mucho peores de las que imaginaba (...) ¿Cree que muchos dirigentes del PSOE siguen prefiriendo a C’s antes que a ustedes? / Creo que sí. Yo sé quién es mi socio. Hay grandes diferencias. Los grandes debates se están produciendo ahora dentro del Gobierno». ¡Ahh! Debe ser todo un espectáculo asistir a una reunión en La Moncloa. Ríanse ustedes de las cruentas 'ratomaquias Gran Hermano'. Dicen los espíritus más pragmáticos que lo que pasa es que sobre Gobiernos de coalición no teníamos ni idea. No había experiencia acumulada. Recuerdo que en 2016 Podemos sacó un ingenioso y divertido cómic transformando a Pablo Iglesias en Astérix. Ahora la sorpresa de Goscinny y Uderzo sería todavía más colosal al ver que Astérix ha llegado a senador del Imperio Romano, vive en Roma y discute de tú a tú con Julio César como si nada.