Fichaje de 'Cuéntame'

Silvia Abascal: "La María Alcántara del 2020 mantiene el carácter de la original"

"A pesar de los años, en 'Cuéntame' no se relajan", asegura la actriz que da vida a la pequeña de los Alcántara de adulta

La actriz Silvia Abascal, en el festival de Málaga.

La actriz Silvia Abascal, en el festival de Málaga. / REUTERS / JON NAZCA

Se lee en minutos

El salto temporal que propone la 21º temporada de Cuéntame cómo pasó supone que veamos a la pequeña de los Alcántara, María, convertida en adulta, en una doctora que está luchando contra la pandemia en pleno 2020. La interpreta Silvia Abascal (Madrid, 1979), actriz a la que también hemos visto crecer en la pantalla desde el mítico concurso Un, dos, tres... responda otra vez y la comedia Pepa y Pepe.¿Su personaje tiene algo de la rebeldía de la joven María Alcántara que nos ha mostrado siempre la serie? 

Han pasado 28 años y su ámbito familiar y profesional han cambiado, y con ello también va una madurez porque es madre, está casada y ejerce como médico. Pero mantiene su energía, su carácter, ese punch que tiene la María original y que el público de Cuéntame conoce.

¿Cómo la definiría como madre, en una faceta que hasta ahora no la habíamos visto? 

Tiene una relación muy común con su hija Alba, como muchas madres de hoy en día con sus hijas adolescentes, con el conflicto de los móviles, la cámara...

Su personaje, al ser médico, sirve para introducir el tema del coronavirus en la trama de la serie ambientada en el 2020, así como para rendir homenaje a los sanitarios por su lucha contra la pandemia. 

Sí, pero no solo mi personaje, porque todos los que estamos en la trama del 2020 nos vemos afectados por el covid, de manera personal o profesional. Aunque es verdad que María y su marido representan la parte sanitaria, porque estuvieron en la primera línea de batalla en esta lucha.

¿Le parecía importante que una serie como Cuéntame que nos ha mostrado durante tantos años la historia reciente de España reflejara la pandemia?

Sí, qué mejor serie para representarlo que Cuéntame, que es un retrato de nuestra sociedad y de nuestro pasado. Además, se me hace muy rico el contraste de estar combinando en paralelo la trama de 1992 con la del 2020 que, aparte, tiene un porcentaje menor. Y yo también agradezco los giros. Tienen un riesgo, por supuesto, y más en una serie que lleva 20 años, ¡pero qué sería de las tramas sin giros!

¿Era seguidora de la serie? ¿Le gustó desde el principio la propuesta que le hicieron? 

Me hizo ilusión porque en Cuéntame tengo a una de mis mejores amigas en la vida real, Irene Visedo [Inés Alcántara], y el hecho de hacer de hermanas lo acogimos las dos con mucha alegría. No he visto las 20 temporadas de la serie, pero sí que he visto muchos capítulos y tengo recuerdos de tantos compañeros a los que admiro y respeto que han pasado por por ahí que me hacía ilusión formar parte. Y más haciéndolo con este giro novedoso y con su dosis de riesgo. Además, el hecho de ver a Imanol y a Ana caminando cogidos de la mano con 90 años remueve muchas cosas.

No faltan en la trama del 2020 los aplausos a los sanitarios. 

Me emocionó mucho grabarlo porque lo hacía como sanitaria y me acordaba de lo que era salir a las ventanas y a los balcones. No puedo admirar más la labor sanitaria, en estas circunstancias y desde siempre. El hecho de uniformarte tal y como estaban ellos en esas primeras fases de la pandemia, cuando te pones todo el equipo, el mono, la mampara, los guantes, te imaginas lo que ha sido eso y en las condiciones en las que estaban y le das todavía más valor.

"Nunca he tenido la necesidad de hacerlo todo, y menos desde que soy madre"

¿Cómo llevó usted el confinamiento? 

Ha sido un año difícil, en general, pero lo termino con agradecimiento. Porque, dentro de las dificultades a las que nos hemos enfrentado, haberlas superado habiendo entre los míos personas de alto riesgo, para mí supone terminar con un gracias. Ha sido un aprendizaje, un año de mucha reflexión, de contacto con uno mismo y de no planificar, porque no se podía. Y ha servido para valorar los detalles, lo cotidiano, la necesidad que tenemos los seres humanos de lo familiar, del contacto, de la pareja, del abrazo, que es algo de lo que también habla mucho Cuéntame.¿Cuál cree que es el secreto de la serie para seguir cosechando buena audiencia después de tantas temporadas?

La serie tiene un trabajo muy importante de documentación y de guion y hay una cosa que yo intuía y que veía como actriz y que ahora he confirmado: que, a pesar de que vayan pasando los años, no están nada relajados. El equipo es muy exigente y se muestra muy flexible y agradecido con lo que viene nuevo.  

Aparte de Cuéntame, acaba de rodar para Antena 3 la serie La cocinera de Castamar, ambientada en el siglo XVIII y donde hace de reina. 

Hago de Isabel de Farnesio. Son dos colaboraciones, no son personajes protagonistas, si no no las podría haber hecho.

¿Está trabajando todo lo que quiere? 

Nunca he tenido la necesidad de hacerlo todo, pero desde que fui madre hace tres años ni te cuento. Por supuesto que necesito trabajar para mi desarrollo como actriz, porque es mi vocación y por asuntos prácticos de economía, pero tengo una prioridad mayor que es el tiempo con mi hija. Si tienes la fortuna de dedicarte a un oficio que amas, el trabajo es salud, pero hay un precio muy alto cuando los hijos son pequeños y no me apetece sacrificarlo. Así que soy más selectiva.

Te puede interesar

¿Cómo se encuentra, después del ictus que sufrió en el 2011?

Estoy bien, gracias. Tengo cosas que me quedan relacionadas con el oído y la vista, pero es tanto lo avanzado... Es muy difícil en un viaje como este tener una recuperación absoluta, pero no tengo queja.