TÚ Y YO SOMOS TRES

Homenaje en una papelera

 Susi Caramelo y Núria Marín (Movistar+).

 Susi Caramelo y Núria Marín (Movistar+).

2
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

Colosal golpe el que nos ha enseñado la pimpante, espumosa, retrancona y divertida Susi Caramelo (Movistar+).  Se ha venido a Catalunya a hacer su programa. Concretamente a la ciudad en la que nació, Hospitalet. Y allí la esperaba la alcaldesa Núria Marín, para rendirle honores de hija predilecta. ¡Ah! Qué emoción. Estaba excitada, turbada, ilusionada haciendo cábalas sobre qué lugar honorífico le habría preparado la alcaldesa. Le preguntaba, ansiosa: «¿Quizá una calle con mi nombre? ¿Quizá una estatua en el parque? ¿Un teatro que ponga en la fachada, con letras grandes Teatro Susi Caramelo?». Y entonces la alcaldesa se detuvo ante una papelera y le dijo: «Tú has explicado que cuando eras joven eras un verdadero desperdicio. Pero te has reciclado y ahora estás triunfando en la tele. De modo que descubre la placa que hay pegada y tendrás una sorpresa». Y en efecto, allí, soldada a la papelera, apareció una placa en metal noble con el nombre de Susi Caramelo. ¡Ah! Primero dudó Susi. No sabía si afligirse o celebrarlo. Pero enseguida reaccionó y exclamó: «¡Ay! Es la metáfora de mi vida». Y se marchó de Hospitalet llena de alegría. Hombre, el golpe es elevable a categoría. Ni una estatua más, ni una calle plaza o avenida, dedicadas a esos supuestos ilustres a los que Quevedo definía como «Cuerpos que son polvo, memoria que merece olvido».  ¡Menos estatuas y más papeleras! La de Susi Caramelo es una papelera buena: es de reciclaje, o sea, todo lo que allí se echa, se reutiliza. Es útil. Son las otras, las papeleras de la mugre y la basura, las que deberían aparecer  en todas las ciudades con una placa de metal pegada, y un nombre rimbombante bien escrito. Y a todos los egregios personajes allí homenajeados, depositados en esos recipientes de inmundicias, otro chispazo de Quevedo como epílogo: «Aquí yacen fantásticas escorias eminentes». ¡Ah! Sería un paisaje urbano ideal para tours escolares y turísticos.

UN TRAJE FISCAL A MEDIDA .– Exclamaba Jesús Cintora (Las cosas claras, TVE-1) ante la noticia de que el Rey emérito, cesante o dimitido ahora pretende regularizar 500.000 euros de su inmensa fortuna: «Quiere que le hagan un traje fiscal a medida». ¡Ahh! Quiere volver a casa por Navidad y ha encargado un disfraz nuevo que le disimule. No creo que haya sastre que lo consiga.