31 oct 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Besos de la Pantoja, cuernos en el Caribe

Ferran Monegal

La Pantoja con la niña Cayetana (’Idol Kids’).

La Pantoja con la niña Cayetana (’Idol Kids’). / TELE-5

Se esfuerza Isabel Pantoja en 'Idol Kids'. Le han dicho en Tele 5 que tiene que dinamizar el concurso, levantarse de su silla de jurado, saltar al escenario, interactuar con los niños, cantar con ellos, unos golpes emotivos. A alguno de los tiernos aprendices de artistas le preparan canciones que cantaba la Pantoja cuando era niña. Es una estrategia para provocar en Isabel una conmoción interior, un arrebato de ternura, y así conseguir que el 'show' alcance altas cotas emotivas. Es el caso de la niña Cayetana, 8 añitos, que se arrancó con aquella coplilla, 'El pájaro verde', que dice «En el canal de mi boca vino un canario a beber / por no mojarse su pico se está muriendo de sed». ¡Ahh! Al escuchar estos versitos, Pantoja contó que esa fue la primera canción que cantó en público, con 13 añitos, y corrió a abrazar a Cayetana y colmarla de besitos.

Este programa, 'Idol Kids', es un 'show blanco, delicado, a veces sensiblero, a veces hasta un punto cursi, pero blanco, limpio, lo más limpio que  quizá hay ahora mismo en Tele 5. Pero le cuesta a la Pantoja conseguir repuntes de audiencia como conseguía cuando la la metieron en 'Supervivientes La isla de los mosquitos'. Claro. El único estilo que conoce Tele 5 es la barbacoa del 'reality', la carne de cañón de sus 'ratomaquias' infinitas. Les cuesta hacer un programa con niños. No es lo suyo. Con lo que ahora triunfan es con 'La isla de las tentaciones', la segunda temporada de ese festival cornúpeta del Caribe. Ahí sí que tienen un éxito absoluto. Rompen matrimonios, o parejas, a golpe de los cuernos que el programa les prepara con 'boys' y 'vamps' contratadas para tal fin. «Me das asco, cerdo de mierda. Te la has follado. Esa es una guarra. ¡Y tú tienes el corazón podrido!» grita una muchacha llamada Melyssa, envuelta en un mar de llanto y de rimmel, cuando la presentadora Sandra Barneda le enseña el video de su marido fornicando con otra, como un descosido.

Dicen expertos analistas que muchos 'millennials', esas generaciones nacidas en los 80 o los 2000, estupendas criaturas digitales, conectados permanentemente a la red, dicen que están enganchadísimos a este festival cornúpeta. ¡Ah! Qué bien prepara T-5 a los que tienen que sobrevivirnos. Hoy el máximo grado de cultura se mide por el número de emoticonos que ponemos en los 'whatsapp'. ¡Ahhh! Campa la burricie, ¡pero somos estupendos e invencibles!