TÚ Y YO SOMOS TRES

"¿Lo mataste tú, hijo? ¿Fuiste tú?"

Miren pregunta a su hijo (’Patria’, HBO).

Miren pregunta a su hijo (’Patria’, HBO).

1
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

Acaba de colgar la plataforma HBO los dos primeros capítulos de Patria, la serie basada en la novela homónima de Fernando Aramburu, autor que no ha escatimado elogios hacia esta versión televisiva, de ocho capítulos, que ha hecho el director Aitor Gabilondo. Estamos de acuerdo, esta producción retrata perfectamente el paisaje que nos dibuja Aramburu en su novela: el rompimiento, la fractura social, que en Euskadi ETA ha producido. La fractura se sintetiza sobre dos mujeres, dos esposas, dos madres, Miren y Bittori (interpretadas con demoledora intensidad por las actrices Anne Gabarain Elena Irureta), amigas de toda la vida, vecinas, que han acabado desgarradas cada una en un bando distinto. A Bittori le asesinan el marido de tres tiros en la cabeza. Se sospecha que el autor es el hijo de Miren.

La escena de Miren visitando a su hijo en la cárcel, apoyando la mano en el cristal del locutorio, donde lleva escrito en la palma «¿Fuiste tú?», es decir, «¿Fuiste tú quien le mató, hijo?», ese momento es terrible. Como terrible y desgarrador es el regreso de Bittori a su casa del pueblo, en 2011, tras el anuncio de ETA de abandonar las armas. Las miradas de muchos vecinos, la intolerancia de la que había sido su gran amiga Miren («¿Esa a qué ha venido? ¡Ha venido a crisparnos! Tanta paz que piden en las manifestaciones, y en cuanto la tienen vienen a joderla»), ese clima emocional, ese miedo, se resalta todavía más con la visita de don Serapio, el cura de la parroquia, que se presenta en el domicilio de Bittori y le dice, sinuoso, serpenteante: «Tu presencia en el pueblo causa inquietud. No vengas». Y ella le contesta: «Es mi casa. Tengo todo el derecho a venir cuando quiera. Quien no quiera verme del pueblo que me peguen tres tiros como hicieron con mi marido».

Noticias relacionadas

¡Ah! Esta imbricación de la Iglesia, mejor dicho, del clero vasco, en todo lo que a ETA se refiere, forma parte del ADN de esta historia de casi 60 años de sangre y dolor. En otra estupenda serie que aquí les comenté en abril, La línea invisible (Movistar+), dirigida por Mariano Barroso, se explicita también perfectamente el papel del clero vasco en la historia de ETA. Hay quien sostiene que ETA nació en un seminario. Esta Patria que ofrece HBO, revela una realidad insoportable: un pueblo escindido, quebrado, enfrentado. Aquí en Catalunya merece ser visionada, por todos, con máxima atención.