30 oct 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Jedet: "Espero que veamos a una 'trans' como presidenta del Gobierno"

La actriz, cantante y escritora, que da vida en la serie 'Veneno' al icono LGBTI en su etapa de transición, considera esa ficción como una revolución en unos tiempos de involución

Inés Álvarez

La actriz, cantante y escritora Jedet, con su nuevo ’look’ tras las últimas cirugías de feminización.

La actriz, cantante y escritora Jedet, con su nuevo ’look’ tras las últimas cirugías de feminización. / ATRESPLAYER PREMIUM

Actriz, escritora, cantante y activista LGBTI, Jedet Sánchez, más conocida como Jedet, se ha enfrentado al reto más grande de su carrera: dar vida en la serie Veneno a un icono como Cristina Ortiz, La Veneno, que Pepe Navarro lanzó al estrellato con su programa Esta noche cruzamos el Mississipi. Con ella comparte su condición de mujer trans, aunque la vida de esta chica Javis de 28 años, que está alcanzado el sueño de verse por fuera tal como se siente por dentro, nada tiene que ver con la de la vedete. Jedet siempre ha contado con el apoyo de su familia y un trabajo que le permite vivir como quiere. Aunque eso no le hace olvidar que la inmensa mayoría no tienen sus privilegios y por ellas no se cansa de alzar la voz.

Este domingo, 27, vuelve aparecer en el cuarto capítulo de la serie, que emite Atresplayer Premium.

Le habían quedado dos asignaturas (pendientes) para septiembre. Una era estrenar el primer capítulo de Veneno en el que aparece.

Sí. Y ya he visto casi todos. Hemos hecho un serión. 

También ahora se han visto los resultados de las cirugías de feminización que tuvo que aplazar por la pandemia. ¿Contenta?

Tanto como si saliera de la cárcel. 

La Veneno que interpreta está en un proceso que usted ya ha superado. ¿Cómo fue revivirlo?

Lo pasé fatal. Mucha gente me ha dicho: «Es que eres actriz y estás haciendo tu trabajo». Pero en un momento en que estás tan sensible y vulnerable, porque estás haciendo tu propia transición y vas avanzando y cada día estás más femenina,  que de repente te pongan una barba, te aplastan los pechos y debas tener un lenguaje masculino... Para mí no solo era un personaje y yo una actriz interpretándolo...

La actriz da vida a La Veneno en la etapa en la que aún era Joselito. / ATRESPLAYER pREMIUM

Dice que la serie es una revolución en un momento en que hay una involución en estos temas.

Veneno no es algo solo artístico, sino político. Cuando se avanza, hay gente a la que le jode. Y esto se va a ver en todas partes. Si te jode que avanzáramos, te vas a joder igual, cariño. Veneno es un fenómeno que va a significar un punto de inflexión, ya que habrá más personajes trans en series y películas. Y espero que veamos mujeres trans no solo en el mundo artístico, sino en un banco, en un hospital o como presidenta del Gobierno. Esto va a tardar, pero espero que en 20 años estemos donde tenemos que estar.

Para muchas trans el espectáculo es una salida profesional. Pero usted ya quiso ser actriz desde niña para no morir jamás.

De niña, yo tenía muchas pesadillas y pánico a la muerte, y me levantaba gritando. Un día estaba viendo Lo que el tiempo se llevó con mi madre y yo pensaba que los actores y actrices estaban dentro de  la caja, en el aparato. Y me dijo que no, que incluso estaban muertos. Como niña, no entendía por qué los estaba viendo. Entonces, mi madre me dijo que las actrices y los actores permanecen siempre vivos en las películas. Y ahí empezó mi deseo de ser actriz. Y quise ser Marilyn Monroe. Ya era ambiciosa para ser pequeña.

"De pequeña tenía pánico a la muerte. Mi madre me dijo  que los actores permanecen vivos en el cine y quise ser actriz"

Entonces estudió Interpretación.

Yo estudié dos años en Granada y cuatro en Madrid, pero tenía tanto conflicto con mi género, que hacer personajes masculinos me producía ansiedad y dije: «Paso de esto. Voy a dedicarme a ser camarera». Y me encantaba. Pero a la vez yo siempre había escrito y me dieron la oportunidad de publicar un libro. Parece que Dios tenía un camino preparado para mí y por mucho que quisiera ser camarera, no hubo manera,  y me llevó hasta donde estoy hoy. Que se lo agradezco, pero no ha sido fácil.

Que la llamaran Los Javis para Paquita Salas fue un gran paso. 

Los Javis ya querían que fuera La Veneno antes de Paquita Salas. En diciembre del 2018. De hecho, yo iba a hacer todas las etapas e, incluso, querían que engordara 40 kilos. Pero luego, evidentemente, vieron que no era posible y estuve preparándome desde el 2018 hasta que grabé, sin saber si me habían cogido. Porque querían que fuese yo, pero luego hubo castings, porque no se tenía clara la decisión. Finalmente me llamaron para decirme que estaba en el proyecto, y yo ya estaba preparada. Por eso de que cuando llegue tu oportunidad, que estés lista.

Que la suerte te encuentre así.

Y con las bragas limpias (ríe).

Cuando le confirmaron que daría vida a un icono como La Veneno, ¿sintió una gran responsabilidad?

Mucha. Yo les dije: «Pero, chicos, que yo soy muy mala actriz. ¿No os estaréis equivocando? Quiero hacerlo, pero no sé si puedo». Y ellos me dijeron: «Jedet, tranquila. Si confiamos este proyecto en ti es porque estás preparada». Y eso que ellos no me habían visto ni actuar en algo serio. No sé qué verían en mí.

Tienen mucho ojo. Recuerde que son grandes cazatalentos.

Ambrossi me dijo que cuando me vieron cantar en La 2 aquella versión del Por qué te vas de Jeanette, se dieron cuenta de que yo era actriz y podía interpretar. Y que eso les calmó mucho en su decisión. Espero que guste mi trabajo.

Jedet es, además de una polifacética artista, una activista LGBTI. 

¿Qué supone La Veneno para usted? Era  una mujer que no tenía ni  sus armas ni  recursos para afrontar el proceso de transformación.

Yo parto de la base de que tengo una familia que me ama, me apoya y me respeta. Y unas amigas que me acompañan en cada paso que doy. En mis cirugías, en todo... Me siento superafortunada. Luego tengo un trabajo que me permite vivir la vida que me da la gana, sin pedir nada a nadie y sentirme segura, porque tengo un coche en la puerta de casa. Tengo unos privilegios que no son la realidad. Recordemos que el 85% de las personas trans están en el paro y que este año han muerto casi 400. A veces se confunde lo que se ve en los medios con la realidad. 

Por eso necesitan visibilidad.

Esta serie no es tan importante por La Veneno como por el mensaje que da y el debate que pone sobre la mesa. También es muy interesante cómo se muestran las vidas de Valeria [la periodista que escribió sus memorias] y de La Veneno y se comparan. Valeria tiene el apoyo de su familia y crece en una época diferente, y eso es muy interesante.

Usted se sentirá identificada con Valeria por el apoyo de la familia.

Hace seis años, recibí una llamada de mi mamá que me dijo: «Cariño, tengo que decirte algo». Y me asusté. Entonces soltó: «Si en algún momento decides dar el paso y hacer la transición, quiero que me avises, porque quiero estar a tu lado. No me voy a enfadar». Y yo, como en ese momento no me había planteado nada, le contesté: «¡Qué dices! «¡Estás loca!». Y le colgué.

Las madres ven lo que nosotros no podemos o no queremos ver.

Ella lo sabía desde que era niña.

"Un hombre con peluca me ofende. Al menos que pongan a una mujer a hacer de 'trans', porque eso significa que me están tomando por mujer"

Acusó en Instagram a Dani Mateo, con  quien había colaborado en la radio, de transfobia por un comentario que le hizo, y él lo niega. ¿Ha preferido zanjar el tema?

Lo que yo dije era verdad y lo diré hasta que me muera. Lo que pasa es que yo no lo conté con la intención de dilapidar a Dani Mateo. Lo hice porque yo había hablado de casos de transfobia en el pasado, pero habían quedado en el olvido porque eran personas anónimas. Entonces pensé: estaría bien que se sepa que también lo vivo en el entorno laboral, con alguien público, que luego se llena la boca de liberal y aliado LGBTI. Me parecía que tenía que decirlo, pero no por él, sino porque quería generar este debate. 

¿Valiente o inconsciente?

¿Lo volvería a hacer? No, porque prefiero estar tranquila y he vivido otras situaciones que nunca he denunciado, por lo que me podía haber cosido la boca. Así te lo digo, ¿eh? Ahora me lo pensaría mejor y no lo volvería a publicar. Pero es cierto. Él lo sabe y yo lo sé. Me da igual lo que diga. Hasta recuerdo cómo iba vestido aquel día. Es verdad. ¡Que nos hagan un polígrafo como a La Veneno y que salga la verdad! (ríe).

En la serie hay momentos que recuerdan al cine de Almodóvar. ¿Le gustaría pasar de ser chica Javis chica Almodóvar?

Yo siempre seré una chica Javis.  Soy muy fiel. Pero te mentiría si no dijese que uno de mis sueños es ser chica Almodóvar. ¿Me encantaría? Sí. ¿Lo veo posible? No (ríe). Pero por soñar... Hay que soñar siempre.

"Lo que dije de la 'transfobia' de Dani Mateo es verdad. Me da igual lo que él diga. Pero me podría haber cosido la boca"

También prepara música, otra de sus facetas artísticas, que le ha llevado a colaborar con Fangoria.

Sí, ya mismo saco un nuevo single, pero lo que pasa es que soy muy perfeccionista y ya llevo como 12 versiones de la canción. Hasta que no esté perfecta no va a salir.

No le he preguntado qué opina de que a una mujer trans la interprete una mujer cisgénero [las mujeres en las que coincide su identidad sexual con el sexo con el que han nacido] o un hombre. 

Deberíamos llegar al punto en el que las mujeres trans y las mujeres cisgénero pudiéramos hacer papeles cis. Lo que pasa es que, como no abundan las oportunidades para nosotras, estaría bien que nos considerasen para más papeles. Aunque te digo una cosa: a mí un hombre con peluca me ofende. Al menos, que pongan a una mujer a hacer de trans, porque eso quiere decir que me están tomando por mujer. No es un hombre con un peluca, es una mujer. No lleva un disfraz.