27 oct 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Periodismo alimenticio: plátanos y chorizos

Ferran Monegal

Lydia Lozano y Bertín en La Palma (T-5).

Lydia Lozano y Bertín en La Palma (T-5).

En la nueva temporada de Mi casa es la tuya (T-5) Bertín Osborne y Lydia Lozano se han ido a la isla de La Palma y se han puesto a comer plátanos a dos carrillos. Buena estampa: resume lo que es el periodismo alimenticio. Entre platanito y platanito ha sido interesante el anecdotario que ha contado Lydia sobre su dilatada trayectoria en el mundo del 'corazón' y el cotilleo. Recordaba aquellos años fabulosos en que «A Chabeli Iglesias le pagaron 10 millones de pesetas por la foto de su primer beso. ¡Y yo me llevaba un millón por escribir el texto!». ¡Ah! Cómo se dolía Lydia ante la evolución que ha sufrido este mercado, antes tan fabuloso y ahora, a su juicio, tan disminuido. «Yo he ganado mucho dinero, Bertín, mucho, mucho. Ahora ‘el corazón’ ha cambiado. Ahora todo es Gran Hermano, La isla de las tentaciones, Mujeres y Hombres y Viceversa...». Efectivamente.  En Tele 5 hace tiempo que vieron que pagar a los famosos de verdad salía carísimo. Y además les llovían demandas judiciales por acoso o violaciones de la intimidad. Decidieron crear su propia carne de cañón para sus barbacoas y autopsias en vida. Y a los cotillas en nómina les dijeron que debían practicar el canibalismo entre ellos mismos. Tuvieron que aceptar. Hay que seguir comiendo a dos carrillos. Ya no se pueden zampar cada día latas de caviar Beluga, pero al menos se ponen morados a platanitos.

Waterloo: 'botifarras' y chorizos 

 También en el primer FAQS de la temporada (TV-3) Xavi Coral contó anécdotas muy alimenticias de su labor como corresponsal en Bruselas. Su relación con Waterloo es estrecha. Naturalmente. Allí reside Puigdemont y es imprescindible que TV-3 lo vaya sacando continuamente en sus informativos. Sería terrible que le ocurriese lo que le pasó a Tarradellas, que estuvo 23 años ignorado por casi todos recluido en Saint-Martin-le-Beau. Por fortuna, al final, Suárez se acordó de él y pudo vivir una gloriosa renaixençaCoral contaba: «Waterloo es un centro de peregrinación. Muchos catalanes van allí y le llevan ‘pastissets de la pastissería dels seus pares’ , y 'botifarras' y chorizos». Y añadía que a veces Puigdemont no está «Y yo estoy por allí y acabo llevándome los chorizos». ¡Ahh!  Comprendo perfectamente a Coral. Le apoyo desde aquí. Está hasta el gorro de los mejillones con patatas fritas.