22 oct 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

A más crisis, más Cobrador del Frac

La recuperación del personaje en 'Sálvame Limón, Naranja y Tomate' tiene un componente cíclico, pues el cobrador aparece siempre cuando las crisis económicas campan

Ferran Monegal

El Cobrador y Chelo García Cortés (T-5) 

El Cobrador y Chelo García Cortés (T-5)  / EL PERIÓDICO


El penúltimo gran éxito del 'Sálvame Limón, Naranja y Tomate', programas que van encadenados cinco horas seguidas todas las tardes, ha sido la presencia de El Cobrador del Frac circulando por Tele 5 persiguiendo a Chelo García Cortés por una deuda acumulada en el bar. Grítos y rótulos del tipo: "¡Chelo es una morosa! ¡Es de las que se larga sin pagar! ¡Va tras ella El Cobrador del Frac! ¡Está acorralada!" calentaban la opereta que duró desde las cuatro de la tarde hasta la entrada del informativo de Piqueras de las 21 horas. Tuvieron un éxito de audiencia considerable.

Seguramente ellos no lo saben, pero intentaban imitar la astracanada, un subgénero teatral muy popular a principios del siglo pasado. Lo hicieron de forma garbancera, pero hay que reconocer que Chelo interpretó bien su papel. Al final hasta consiguió que le cayesen tres o cuatro lágrimas ("¡No me merezco este sofocón! ¡Me siento avergonzada!"). Pero en casa quien nos gustó de verdad fue la criatura disfrazada de cobrador, con su chistera, su pajarita y su frac. Estuvo convincente y ajustado. De toda esta troupe quizá este anónimo figurante es el único que ha leído los esperpentos escénicos de Valle Inclán, cuando decía: "España es la deformación grotesca de la civilización europea". Con la invención de la televisión, que fue muy posterior, lo grotesco adquiere su sentido máximo.

Otros ejemplos

La recuperación de El Cobrador del Frac tiene un componente cíclico. Este personaje aparece siempre cuando las crisis económicas campan. En la del 2008, en TVE-1, en 'España Directo' y 'Comando Actualidad', nos hicieron reportajes sobre un perseguídor de morosos llamado El Torero Cobrador (vestido de luces, tocado con montera) y otro disfrazado de monje franciscano, con su hábito y su capucha, y un maletín que ponía en letras grandes El Monasterio del Cobro. Hay otra versión, muy 'nostrada', que realizaba 'Polònia' en el 2013 (TV-3), en donde salía el conselller Mas-Colell (Cesc Casanovas) como Cobrador del Deute persiguiendo al ministro Montoro (Bruno Oro). Ahora mismo, ante el anuncio de que los bárbaros del Norte quizá nos inunden a millones, hemos visto en la tele a Quim Torra haciendo también su versión reclamando 31.000 millones a Sánchez. ¡Ah! A veces, según el arte teatral del intérprete, la linea divisoria entre el acreditado cobrador y el esperpento pedigüeño puede difuminarse.