24 oct 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Hagiografía de José Bono: las ausencias

Homenaje a José Bono: casi salen más del PP que del PSOE a piropearlo

Ferran Monegal

Zapatero y Bono cuando eran rivales (La 1).

Zapatero y Bono cuando eran rivales (La 1).

Arrancó Boris Izaguirre preguntándole a José Bono«Un día como hoy, un 22 de julio de hace 20 años atrás, ¿sabe qué le pasó?». Y Bono puso cara de extrañeza y respondió: «Pues no sé, no sé, recuérdemelo». Y Boris se lo tuvo que recordar: fue aquel 22 de julio del año 2000 que en el 35 Congreso del PSOE Bono recibió la derrota más amarga. Aspiraba a ser elegido secretario general y candidato a presidente del Gobierno, y cayó derrotado ante un Zapatero exultante que subyugó a los votantes con mensajes del tipo: «¡No estamos tan mal! ¡No elijáis al menos malo, elegid a quien os ilusione!», y en efecto Bono –aunque solo por nueve votos nada más–  acabó destrozado. Hombre, es bastante inverosímil que Bono no recordase esa fecha tan tremenda en su vida política. Es posible que estuviera disimulando.

En cualquier caso haber arrancado este Lazos de sangre (TVE-1) evocando aquel suceso, y además eligiendo la fecha de emisión del programa exactamente el mismo día, 20 años después de aquel fracaso, hacía presuponer que además de hacerle a Bono una hermosa hagiografía, también saldrían criaturas de la política a iluminarnos sobre aquella batalla del año 2000 en el Ifema socialista congresual.

Estos Lazos... ya comenzaron de forma pintoresca. Uno de los primeros en salir a dedicarle piropos a Bono fue Alberto Núñez Feijoo. Luego Alberto Fernández Díaz, que también se deshizo en elogios. ¡Ahh! Al margen de los mensajes cariñosos de Zapatero, y un par de pinceladas de Joaquín Leguina y Cristina Narbona,  las muestras de afecto hacia Bono parecía que venian más del PP que del PSOE. Nos preguntábamos en casa donde estaban Pepiño Blanco y Rafael Delgado (Fali) que fueron los grandes estrategas de aquella batalla del 2000. Se pasaron toda la noche pactando cuotas de poder en la Ejecutiva del partido a cambio de votos.

También nos preguntábamos dónde estaba Matilde Fernández, que también era candidata y acabó como la gran sacrificada del guerrismo. ¡Ah! Se ha perdído una ocasión televisiva extraordinaria para iluminar lo que fue aquel interesantísimo y tremendo congreso socialista de hace 20 años. Visto el programa, creo que será comentado, precisamente, por las clamorosas ausencias de políticos socialistas que no han participado.