11 jul 2020

Ir a contenido

ESPECIAL EL MIÉRCOLES, 1

Susi Caramelo: "Me gusta ser pícara, pero sin ofender"

La reportera más descarada de la tele ofrecerá un adelanto del programa que estrenará en Movistar+

'Orgullo Caramelo', que tiene como padrino a José Manuel Parada, le permitirá ser pregonera del Día LGTBI

Inés Álvarez

La reportera Susi Caramelo, el jueves, tras hablar por videconferencia de su nuevo programa ’Caramelo’, de #0 de Movistar+.

La reportera Susi Caramelo, el jueves, tras hablar por videconferencia de su nuevo programa ’Caramelo’, de #0 de Movistar+. / MOVISTAR+

Después de ir repartiendo sus apetitosas golosinas por doquier, Susi está elaborando un caramelo muy azucarado y con un poquito de gluten, aunque sin aceite de palma. Porque a ella no le va lo light. Y este potente dulce lo ofrecerá, debidamente envuelto en un vistoso celofán, en el mes de septiembre, en el canal #0 (nada que ver con sus calorías) de Movistar+. Pero, antes, dará a probar a sus incondicionales un trocito con motivo del Día Internacional del Orgullo LGTBI. Lo servirá, con el título de Orgullo Caramelo, el miércoles, 1.

En el confinamiento, Susana Cabero, nacida en L’Hospitalet pero afincada en Madrid, en vez de lanzarse a la repostería elaboró una lista de deseos, que cumplirá en el programa. Uno de ellos era ser pregonera en Chueca en el Día del Orgullo, de ahí la temática del especial. «Siempre me he sentido muy arropada por el colectivo LGTBI.  Un día dije que era la madre de los maricones y todo el mundo lo agarró. Pensé que me propondrían dar el pregón, pero me he quedado con la espinita», explica.

Fan de 'Cine de barrio'

En cuanto a la elección de José Manuel Parada como padrino y primer invitado del programa, tiene que ver con que ella es fan del presentador: «Me gusta mucho desde que era niña, que veía  Cine de barrio con mi madre. Me encanta que me cuente las historias de las cupleteras y las divas. Tenía que estar sí o sí. Me dará buena suerte». Por el espacio desfilarán «gente pintona, pintoresca, divertida, aunque habrá de todo tipo», adelanta.

Asimismo, en Caramelo la reportera mostrará su vida y su entorno. «Vamos a mantener el tono que tenía en los reportajes, que a mí me divertía y que le gusta a la gente, pero esto va a ser más íntimo. Vamos a descubrir más cosas de mí. Incluso yo misma. Porque voy a sorprenderme cada día», admite.

Mucho filtro

Pese al desparpajo y descaro que muestra en sus asaltos a famosos, la cómica, que fue el gran descubrimiento en el programa de #0 Las que faltaban, tiene muy claros sus límites: «Hay gente a la que le intimidan estos personajes, pero yo tengo muy poca vergüenza. Aunque lo hago desde el respeto. Tengo mucho filtro. Si dijera todo lo que me pasa por la cabeza, ¡madre mía!».

Porque, recalca, no es su intención ofender: «Tengo un buen fondo. La única vez que me pasé fue con la broma que le hice a Omar Montes sobre Chabelita. Y me sentí mal una semana.  Porque soy muy comeollas. Tengo muchos límites, aunque no lo parezca. Me gusta ser pícara, pero sin ofender». Tan picara, que en un par de ocasiones ha besado a un actor. Eso ha cambiado. «Lo haré cuando se pueda, claro».

Por su carácter inquieto,  dice haber sufrido el confinamiento como una losa. «He estado aburridísima. Y con lo hipocondriaca que soy, tuve mucha ansiedad».  Pero eso ya pasó. «Ahora estoy viviendo la desescalada a tope. Aunque con prudencia». Los límites siempre presentes.