29 oct 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Raro Día del Libro en Waterloo: ni un libro

Ferran Monegal

Los Puigdemont y Rahola de ’Polònia’.

Los Puigdemont y Rahola de ’Polònia’.

El dia de Sant Jordi, TV-3 conectó con Waterloo. Entrevista de 14 minutos en Tot es mou. En esta ocasión nos pareció una iniciativa oportuna. Saber qué lee el eurodiputado Carles Puigdemont, o qué novela nos podría recomendar el día de la fiesta del libro,  sería sugestivo. Hicimos una porra en casa sobre qué texto nos aconsejaría. Nuestro canario flauta Papitu apostó por las apasionantes Memòries d’un Papillon Català (Llibres de l’Index, 2016) de Grabriel Molins i Puigdollers, libro que tiempo atrás, en otra de las muchas conexiones que en TV-3 le dedican, vimos que figuraba en la biblioteca de su actual domicilio de la Brabantia Valona. Pero nuestra porra casera no la ganó nadie. La entrevista que le hicieron a Puigdemont el emblemático Día del Libro no era para que nos recomendase ningún libro. El objeto de la conexión era para que la interlocutora de TV-3  García Melero le fuera sirviendo en bandeja los temas que tenían convenidos. Se los servía, se los formulaba, de manera tan prodigiosa, que en realidad ya llevaban las respuestas implícitas.  Por ejemplo: «Hace unos meses usted no pudo ser investido president. ¡Pedro Sánchez dijo que no se podía gobernar un país por Skype o per Whatsapp! ¿Cree que la crisis del Covid nos enseña que a partir de ahora se puede gobernar de maneras muy diferentes?». ¡Ah! Era una pregunta retórica: la respuesta ya venía incluida. Cuando le puso en bandeja el tema de las libertades y el control del coronavirus, también fue una pregunta que ya llevaba incorporada, camuflada, la respuesta. «¿Usted cree que el Gobierno español lo està planteando con lenguaje chantajista?». ¡Ahh! Qué arte el que se ha conseguido. Ya no se molestan en disimular. Hoy solo se triunfa en la seva si te sabes de memoria el acreditado manual Los perfectos cheerleaders.

En esta jornada de Sant Jordi, en ese Día del Libro, salió otra vez Puigdemont  en TV-3. Fue el Puigdemont de Polònia (Queco Novell). Conectó con su fiel Pilar Rahola (Cesc Casanovas) y jugaban a buscar un nuevo nombre para el partido. Nuevas siglas que les sirvan para concurrir a las próximas elecciones. O sea, seguir camuflando a CDC. Lo solucionaron lanzando al azar fichas del scrabble. Les salió el partido Catalunya Avançarà amb Democràcia i Unitat. O sea, CADU. Y Puigdemont advertía: «Hay que poner CAT al final, siempre, siempre». Quedó CADUCAT.