25 oct 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

"Acumuladores de 'plata', dejad de joder"

Ferran Monegal

Pepe Mujica, en Montevideo, con Évole.

Pepe Mujica, en Montevideo, con Évole.

Gritos de aviso en el confinamiento. Alertas de gente lúcida. El expresidente de Uruguay, Pepe Mujica, recluido en su humilde chacrita aledaña a Montevideo, conectó por Skype con Jordi Évole (La Sexta) y decía: «Esto no es una guerra, esto es un desafío de la biología para recordarnos que no somos dueños abosolutos del mundo. Y a los milmillonarios, a esos que acumulan plata, y más plata, y más plata, les digo ¡que dejen de joder! Por mucha plata que tengan se van a morir como cualquier hijo de vecino». Este aviso de la biología del que habla Mujica coincide con lo que el antropólogo Eudald Carbonell le dice a Iñaki Gabilondo en sus conversaciones sobre El mundo después del coronavirus que ahora emite #0, Movistar+«Esto es un aviso, el último aviso. Nos falta conciencia de especie. El sistema que ha puesto en marcha la especie humana no funciona: no soluciona los problemas que genera».

¡Ah! Cómo celebro que Carbonell nos recuerde que solo somos una especie más del planeta. Siempre hemos procurado evitar esta palabra. Nunca nos llamamos especie a nosotros mismos. Nuestra prepotencia es infinita. Llamamos especie a los pájaros, a los peces, a los insectos, a los reptíles..., pero en nuestra profunda egolatría nos queremos diferenciar llamándonos género humano a nosotros mismos. Y no somos otra cosa que una especie más en este mundo. Supongamos que exista un Creador, un Supremo Hacedor, que desde algún lugar del universo nos mira. Es muy posible que el calvario que ahora vive la especie humana le entristezca mucho menos que la extinción de los rinocerontes negros, de los bucardos pirenaicos o de los delfines chinos baiji, por poner solo tres especies que se han extinguido en la última década y que no volveremos a ver nunca.

En cuanto a lo que decía Mujica de los milmillonarios que solo se preocupan de acumular plata y más plata, («¡Dejad de joder!» les gritaba) liga con lo que decía esta mañana Zapatero en Al rojo vivo señalando la mezquina postura de países ricos del norte (Holanda, Austria, Alemania incluso) resistiéndose a destinar recursos para los países que más lo necesitan. «O rectifican o la Unión Europea dejará de tener sentido», advertía. Gritos de aviso, reflexión de personas lúcidas. La tele, a veces, recobra su función de servicio público.